Hay 795 millones de personas en el mundo que sufren desnutrición. La mayoría viven en países en desarrollo, en total 779,9 millones, y los otros 14,7 millones restantes residen en los países desarrollados. Son 1 de cada 9 personas en el mundo, que tienen a su vez un mayor riesgo de contraer enfermedades como el sida, la malaria o la tuberculosis.

El hambre está causando el 45% de las muertes en niños de hasta 4 años y existen 162 millones de niños que padecen desnutrición crónica prevenible, con lo que padecen de un alto riesgo de que su desarrollo cognitivo y físico sea menor al normal. Uno de cada cuatro niños menores de cinco años en el mundo padeció en 2012 un retraso en su crecimiento debido a la desnutrición o a infecciones durante sus primeros tres años.

En 2050, se necesitará producir un 50% más de comida para alimentar a 9 billones más de personas. El crecimiento demográfico se concentrará en las regiones más vulnerables a la subalimentación y al cambio climático: África Subsahariana y el este y el sur de Asia. Para abastecerles habrá un 25% menos de tierras cultivables.

El hambre es también causa y consecuencia de guerras y conflictos armados. Entre los países con mayores tasas de desnutrición, abundan los que se encuentran en emergencia humanitaria. La mortalidad a causa del hambre y la desnutrición en estos países supera, muchas veces, a las muertes por la violencia del conflicto.

La lacra de Africa

De los 37 países con inseguridad alimentaria, 28 están en África. Entre los más afectados en 2017, se encuentra Sudán del Sur donde se declaró hambruna en febrero y Etiopía, Kenia, el norte de Nigeria, Somalia y Yemen, todavía en riesgo.

El informe de la FAO Africa, regional overview of food security and nutrition (Panorama regional de la seguridad alimentaria y la nutrición en África), señala que la prevalencia de la subalimentación crónica se incrementó en el África subsahariana del 20,8% de la población en 2015 al 22,7% en 2016.

 

Fuentes: ACNUR, FAO, Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, y el Programa de Alimentos de Naciones Unidas.

Deja un comentario