¿El #DíaDelLibro es funcional a una hegemonía?

1

Por Juana Lo Duca

La celebración del Día del Libro trae consigo la reafirmación de la cultura eurocéntrica en Occidente, marginando las producciones latinas e invisibilizando las obras orientales. Para resignificar la visión hegemónica, en este artículo traemos una breve revisión de la historia de la conmemoración y cinco recomendaciones de obras clásicas de la Literatura latinoamericana.

  El día 23 de abril se celebra el Día Mundial del Libro. La fecha recuerda el día de la muerte de tres autores clásicos de la Literatura: William Shakespeare, Miguel de Cervantes y el Inca Garcilaso de la Vega, quienes fallecieron, asimismo, en el mismo año (1616). La Unión de Internacional de Editores presentó la propuesta en la UNESCO con el fin de fomentar la cultura y la protección de la propiedad intelectual. La petición fue aprobada en noviembre de 1995, nombrando la efémeride como Día Internacional del libro y los Derechos de autor.
  Evidentemente, la historia oficial de la celebración está asociada a la visión clásica y eurocentrista de la Literatura. También es sumamente cuestionable el agregado por la protección de los Derechos de autor, con la noción de propiedad privada que ello implica. Sin profundizar en esta segunda cuestión, a continuación se presentan cinco clásicos para dar luz a la perspectiva latinoamericana, que tanto tiene para repensar(nos):

Cinco clásicos latinoamericanos
1) El coronel no tiene quien le escriba
  Escrita por el colombiano Gabriel García Marquez, la pieza–que tiene el formato de una novela breve–narra la historia de un ex coronel que espera una compensación económica por parte del Estado, por los servicios brindados a su patria cuando era joven. Sin embargo, frente a la falta de respuesta, cada día recurre a nuevas alternativas para alimentar su esperanza (y su estómago), a costa de los reclamos de su esposa.

2) La tregua
  Quizás una de las novelas más leídas del uruguayo Mario Benedetti debido a la facilidad de su lectura por el uso de una estructura de diario íntimo, la obra cuenta la monótona vida–en primera persona–de un hombre de edad media, cuyos hijos son mayores y su esposa falleció. Tendrá una pausa en su rutina cuando conozca a Avellaneda, quien traerá un punto de giro a la historia. Un ícono del realismo que, sin dudas, también es en sí mismo una metáfora del sistema político en Latinoamérica.

3) Queremos tanto a Glenda
  El título hace referencia a la antología de cuentos publicada en 1980 por el escritor argentino Julio Cortázar, sin embargo esta reseña se centrará puntualmente en el cuento homónimo, incluido en la compilación mencionada anteriormente: Glenda es una estrella de cine cuyos fanáticos harán todo lo posible por mantener su imagen de perfección, sin embargo, ese todo-lo-posible engloba la ausencia de pensamiento crítico y la desesperación por preservar el idealismo frente a hechos que no se muestran como uno desearía que fuesen.

4) Ficciones
  Jorge Luis Borges presenta una literatura particular, que plantea las bases de la visión posmoderna ya por 1940, debido a la influencia del pensamiento europeo en sus lecturas. Otro escritor argentino de renombre internacional, por enmarcarse en la corriente del boom latinoamericano, que se cuestionará tanto la situación política de su país y del mundo, como la imposibilidad de narrar un hecho tal cual fue (crítica a la noción de Verdad absoluta). Desde este contexto, el autor propone en Ficciones una selección de cuentos que, a partir de la ficción enunciativa, invitarán a participar al lector activamente en la historia e intentarán impulsar una reflexión sobre nuestra comprensión de la Realidad. Recomendados: El jardín de los senderos que se bifurcan, La forma de la espada.

5) Viaje a la semilla
Cuento del cubano Alejo Carpentier que mediante el uso del género Realismo Mágico narrará un relato que entremezclará elementos místicos, inexplicables–construidos a partir de la ficcionalización de las tradiciones paganas afrolatinas–con las consecuencias de la Modernidad, para dar paso a una visión que clama por retomar nuestra historia originaria para construir un presente, al menos diferente. El relato se destaca, además, por el uso de una linealidad invertida que es utilizada como recurso para comunicar con mayor fortaleza el sentido final del texto.
Disponible en: http://ciudadseva.com/texto/viaje-a-la-semilla/

1 Comentario

Deja un comentario