La SGHN califica de “incorrecto” y “deficiente” el informe de impacto ambiental del proyecto eólico Mouriños

0
La Serra do Gontón es el lugar donde Gas Natural Fenosa pretende instalar el Parque Eólico Mouriños / Foto: Plataforma Salvemos Cabana

La entidad conservacionista presenta alegaciones al parque eólico proyectado por Gas Natural Fenosa en la Costa da Morte ante las Consellerías de Economía, Emprego e Industria y de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Xunta de Galicia apostando por que este tipo de proyectos no sólo contemplen la mejor tecnología disponible sino también su actualización ambiental “para corregir los errores del pasado”.

IMPACTOS SOBRE LA FAUNA

En lo referente a la evaluación de aves y quirópteros, la SGHN tacha el informe ambiental presentado por Gas Natural Fenosa como “deficiente”, dado que los trabajos de campo se realizaron solamente durante el mes de septiembre de 2016 y no durante un período anual completo.

Para el colectivo, que trabaja con criterios científicos, la empresa “pretende hacer pensar que la mortalidad de vertebrados voladores por colisión contra los aerogeneradores será muy baja“, pero sin embargo, en base a las estimaciones de Atienza (2011) y otros autores especializados, de que entre aves y murciélagos en España mueren de 153 a 551 individuos por megavatio y año, “la mortalidad de vertebrados voladores ocasionada por las instalaciones eólicas proyectadas (con 9,61 megavatios) estaría entre 1470 y 5295 anualmente”.

Además, el proyecto contempla un Plan de Vigilancia Ambiental “manifiestamente insuficiente” para evaluar la mortalidad de aves y murciélagos por colisión contra los aerogeneradores, que según apuntan los expertos requiere “prospecciones quincenales en invierno, semanales en primavera y octubre y cada dos días en verano”.

IMPACTO SOBRE EL PAISAJE

La Sociedade Galega de Historia Natural considera que la energética evaluó “de modo muy incorrecto” el impacto del parque eólico sobre el paisaje al considerar solamente la altura de los aerogeneradores hasta el buje (84 metros), pero sin considerar la posición más alta de las aspas, que sitúa la máxima altura en 151 metros.

Por otra parte -destacan-, la promotora tampoco evaluó el impacto paisajístico de los aerogeneradores sobre el Monte Branco, que es “uno de los miradores naturales más conocidos y apreciados” de toda la Costa da Morte coruñesa, dado que este proyecto tendría “un importante impacto visual en una zona de muy elevada calidad paisajística”.

EL ORIGEN DEL PROBLEMA EÓLICO EN GALICIA

La SGHN recuerda que el origen de la problemática referente al sector eólico en Galicia comenzó en 1996, cuando la Consellería de Industria e Comercio encargó la realización del Proyecto de Ordenamiento Eólico de Galicia (también llamado Plan Eólico Estratégico de Galicia) a la empresa privada APASA-GAMESA, “que se convirtió en juez y parte al tener en aquel momento el 22% de la potencia eólica concedida en Galicia”, por lo que la consecuencia directa fue que en la planificación eólica de Galicia se primasen los intereses empresariales obviando o minusvalorando los criterios ambientales“, hecho que agravó significativamente las consecuencias ambientales “al aceptar las Consellerías de Industria y Medio Ambiente la tramitación fragmentada de pequeños parques eólicos virtuales próximos o adyacentes, a menudo de una misma empresa, evitando así la evaluación de los efectos acumulativos y sinérgicos de los parques eólicos reales sobre el medio natural“.

LA ENTIDAD PIDE UNA ACTUACIÓN RIGUROSA

Finalmente, la SGHN pide que el Estudio de Impacto Ambiental del proyecto eólico Mouriños evalúe “con detalle y rigor” las posibles afecciones sobre los hábitats de interés comunitario y de conservación prioritaria en la Unión Europea contemplados por la Directiva 92/43/CEE, una evaluación de las afectaciones del paisaje desde el mirador del Monte Branco como punto de referencia más destacado y teniendo en cuenta la altura total de los aerogeneradores (151 metros), de todas las especies incluítas en el Anexo I de la Directiva Aves, en la Directiva 92/43/CEE, en el Catálogo Español de Especies Amenazadas (Decreto 139/2011) y en el Catálogo Galego de Especies Ameazadas (Decreto 88/2007), así como la mortandad de vertebrados terrestres en las vías de acceso y de los vertebrados voladores en relación con la presencia de aerogeneradores y tendidos eléctricos.

La SGHN también solicita que se le exija a Gas Natural Fenosa, como empresa promotora del proyecto, el cumplimiento de las recomendaciones de SEO/Birdlife y de la Soeciedad Española para la Conservación y Estudio de los Murciélagos para reducir al máximo el impacto del parque eólico sobre las poblaciones de aves y quirópteros, y que se obligue a la empresa a implementar un programa de vigilancia ambiental riguroso que evalúe en detalle todos los impactos derivados del proyecto.

 

 

 

Deja un comentario