Según las ONG conservacionistas, el visón europeo, el urogallo cantábrico, la jara de Cartagena, al alcaudón chico y la nacra común, son especies amenazadas “próximas a la extinción”. Debido a esto, la Conferencia Sectorial de Medio Ambiente, formada por Comunidades Autónomas y Gobierno, ha aprobado declararlas en situación crítica, recibido el visto bueno de la Comisión Estatal para el Patrimonio Natural y la Biodiversidad, y ahora debe aprobarse mediante una Orden ministerial.

Tras esta declaración, se deben poner en marcha planes urgentes con medidas concretas dotados de financiación suficiente. Asimismo, elaborar censos de población para conocer la realidad de estas especies en el país y, así, hacer un seguimiento para asegurar su protección.

En colación a esto, se ha acordado el reparto de hasta 16,3 millones de euros a actuaciones medioambientales. Distribuyendo 10,4 millones de euros en el marco de los Planes de Impulso al Medio Ambiente (PIMA) Residuos, Adapta Costas y Adapta Ecosistemas; otros 3 millones a las áreas de influencia socioeconómica de los Parques Nacionales; 1,8 a la adecuación de puntos limpios e implementación del Plan Estatal Marco de Residuos; y 1 millón a actuaciones del Fondo del Patrimonio Natural y la Biodiversidad.

Deja un comentario