Quien mantenga relaciones sexuales con una menor de 16 años se puede enfrentar a 20 años de cárcel o incluso a cadena perpetua y a cinco años de detención si la joven tiene entre 16 y 18 años. Esto es parte de una nueva ley que el Parlamento tunecino aprobó el miércoles para prevenir y castigar “todas las violencias contras las mujeres”, una ley pionera en la región, y por la que lucharon durante años las asociaciones feministas y en defensa de los derechos humanos. La nueva ley incluye también el delito de acoso sexual, incluido el verbal, para el que disponen multas de unos 350 euros. Se amplió también la madurez sexual legal de las niñas de los 13 años de la legislación actual a los 18 años.

La Ley Integral contra la Violencia de Género española de 2004 ha sido la inspiración de esta nueva legislación, que representa una gran herramienta para establecer “la igualdad entre los géneros”. La norma, por ejemplo, permite denunciar a una empresa que remunere de forma diferente a sus empleados en función de su género. Entre las principales novedades, la nueva norma suprime el polémico artículo 227 bis del Código Penal, que permitía al violador de una menor evitar una pena de cárcel si se casaba con la víctima.

Más de tres años de deliberaciones y la redacción de numerosos borradores fueron necesarios para su redacción. Aún así, la nueva legislación, que entrara en vigor dentro de seis meses, contó con el voto favorable de los 147 diputados presentes, incluidos representantes del partido islamista moderado Ennahda, primera fuerza del Parlamento. 

Después de que el país magrebí obtuviera su independencia en 1956, la situación legal de la mujer tunecina avanzó enormemente gracias a la promulgación de un nuevo Código de la Familia. La mentalidad de la sociedad tunecina, conservadora y patriarcal, no evolucionó a la misma velocidad y, todavía hoy, la mujer continúa padeciendo la discriminación. Según un estudio de 2010, más de la mitad de las tunecinas declara haber sido víctima de agresiones físicas y, en la mayoría de casos, el autor es un familiar.

Deja un comentario