El activismo y la presión social tumban a la central nuclear de Garoña

0
El MIA y todo el ecologismo español celebran el cierre definitivo de la central nuclear de Garoña

El Gobierno paraliza definitivamente el proyecto atómico y tanto Ecologistas en Acción como el Movimiento Ibérico Antinuclear (MIA) celebran la medida, acorde con el clamor social y político que en los últimos años ha luchado de manera activa para el cierre del proyecto.

Para Ecologistas en Acción, tras cuatro años y medio de incerticumbre “el buen sentido se ha impuesto”, poniendo fin a un largo proceso “plagado de oscurantismo, falta de democracia” y con numerosas “decisiones controvertidas” tanto por parte del Ejecutivo de Mariano Rajoy como del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN). En palabras de Paco Castejón, portavoz del colectivo y coordinador del MIA: “Garoña ha servido para abrir el camino a la prolongación del funcionamiento del resto del parque nuclear español”.

La no concesión del permiso a Garoña pone fin “a un largo y tortuosos proceso político y económico” donde, para Ecologistas en Acción, esta central ha sido empleada como rehén de las eléctricas frente al Gobierno del PP “como instrumento para modificar de manera importante la legislación y los reglamentos para prolongar el funcionamiento del parque nuclear español”, afirma Castejón.

La paralización voluntaria y unilateral de la central en diciembre de 2012 fue clave en este proceso pues mostró que Garoña era prescindible y que incluso sus propietarios estaban dispuestos a mantenerla parada. Desde aquel momento hasta hoy, el CSN ha emitido varios informes a favor de Garoña, lo que ha motivado incluso el cambio del Reglamento de Instalaciones Nucleares y Radiactivas (RINR), clave para la seguridad nuclear. Con esto, “el CSN ha sufrido un grave daño a su reputación” -afirman desde el MIA-.

Para Francisco Castejón, “la petición de cierre es un clamor social y político. Los parlamentos español, vasco, riojano y aragonés han pedido el cierre definitivo de la central, y las sociedad española está también a favor de esta medida. Garoña es peligrosa y prescindible y ni siquiera sus propietarios quieren reabrirla”.

Garoña ha sentado un precedente en los informes favorables del CSN y en la nueva reglamentación aprobada por ese organismo para prolongar el funcionamiento del parque nuclear español hasta los 60 años de funcionamiento. Se han aprobado varias Especificaciones Técnicas de Funcionamiento (ETFs) en ese sentido, se ha flexibilizado el procedimiento de cese de explotación mediante la modificación del RINR y se ha informado favorablemente el funcionamiento de una central hasta los 60 años.

En palabras de Castejón, “lo más importante es que las personas y el medioambiente nos vemos libres de esta amenaza. Esperemos ver cómo se va cerrando el resto del parque nuclear”.

Deja un comentario