El barómetro del CIS del mes de julio revela que la mayoría de los temas sociales candentes en la agenda política quedan relegados entre las principales preocupaciones de los españoles cuando se les pregunta sobre ellos. Destaca, sobre todos ellos, el caso de la violencia machista que, a pesar de los asesinatos y los índices de maltratos o denuncias, ocupa un lugar casi marginal cuando se trata de averiguar cuáles son los asuntos que más alarman.

Tan solo un 1,4% de los ciudadanos sitúa la violencia contra la mujer entre sus principales preocupaciones, mientras que los problemas relativos a las mujeres, como la desigualdad o la falta de oportunidades, lo es sólo para un 0,4%.

Los ciudadanos y ciudadanas sitúan otras preferencias por encima de éstas como, por ejemplo, la inmigración (4,7%), el terrorismo internacional (4,2%), las pensiones (3,9%), la inseguridad ciudadana (3,2%), el funcionamiento de la Justicia (2,6%) o la vivienda (1,9%).

Resulta impactante el resultado, cuando en este 2017 se han registrado ya 69 feminicidios y otros asesinatos de mujeres. El último, el pasado 5 de agosto, con la mujer asesinada por su pareja en Santa Cruz de Tenerife, Islas Canarias.

 

Deja un comentario