Un club de fútbol de uno de los barrios más humildes de Asunción sumó este domingo, en el año de su centenario, a un socio muy especial: un lapacho. Este se convirtió así en el primer árbol socio de un club de fútbol tras casi 20 años firme apoyo a su equipo en el fondo norte del estadio. El lapacho se ha convertido en el mayor fan del equipo del capitalino barrio Ricardo Brugada, más conocido como «la Chacarita», y no se mueve jamás de su lugar en la gradaEl lapacho no se mueve jamás de su lugar en la grada

Roberto Damián Garcete, presidente del Resistencia Sport Club, subió este domingo a la grada donde se encuentra el árbol y le regaló la camiseta celeste del equipo y el carné de socio número 1.000.

El árbol llega casi a 20 metros de altura y sube desde el interior de la grada a través de un hueco entre los asientos de los aficionados para no perderse ni un encuentro de su equipo, menos aún este año, en el que el club celebra el centenario de su fundación. Su sombra genera acumulación de hinchas en esa zona de la cancha, por lo que siempre está acompañado. Desde la sección de Ecología de Contrainformación queremos celebrar este tipo de iniciativas basadas en el respeto y agradecimiento a la naturaleza, declarándonos seguidores a partir de hoy del Resistencia Sport Club. ¡Arriba Resistencia!

 

Deja un comentario