La Corte Suprema chilena ha concedido por primera vez la custodia de sus hijos a su padre homosexual que convive con su pareja. Son dos niños varones, mellizos, de tres años y medio, y su madre se los había llevado del país en el 2015, por lo que se inició un juicio de secuestro internacional.

La sentencia alude a lo ocurrido en 2015, cuando la madre se llevó a los niños a Uruguay y el padre se quedó sin la posibilidad de visitarlos, y solo regresaron a Chile luego del inicio del juicio por secuestro internacional. En el informe hace se menciona el bien superior de los menores y a las mayores aptitudes del padre para garantizar el bienestar de los mellizos y la posibilidad de entregarle un entorno adecuado.

La CIDH condenó en 2012 a Chile por negar la custodia de sus hijas a una madre lesbiana

Se trata de un fallo dividido. La Corte Suprema revocó la decisión de la Corte de Apelaciones, que había entregado la custodia a la madre. A diferencia de hace 13 años con el caso Atala, donde la misma Corte Suprema determinó que la juez Karen Atala no podía tener la custodia de sus tres hijas por ser lesbiana y vivir con su pareja, el máximo tribunal chileno no se amparó en la argumentación jurídica de que los niños y las niñas deben vivir en el seno de una familia tradicional.

Este reciente fallo sobre la custodia de los mellizos es el primero en que la homosexualidad y convivencia del padre se trata de manera directa, con la resistencia de la madre de los menores. Los menores ya viven junto a su progenitor y a su pareja.

Chile avanza lentamente en el reconocimiento de las libertades individuales, con una ley de despenalización del aborto en tres casos que será revisada por el Tribunal Constitucional, el fallo del máximo tribunal de Justicia ha sido catalogado de “histórico” por organizaciones las distintas organizaciones LGTBI, tanto nacionales como internacionales.

Deja un comentario