Por André Abeledo 

Nos encontramos a supuestos periodistas cuestionando el derecho a huelga, los mismos mamporreros del poder que atacaban a los estibadores ahora dicen que la huelga en el aeropuerto de El Prat es ilegal.

Huele a siglo XIX. A mi entender lo ilegal debería ser que el Estado utilice funcionarios para  reventar huelgas.

Que envíen a la Guardia Civil a reventar una huelga es una deferencia hacia EULEN, la empresa a la que el estado le dio una concesión sobre un servicio que debería ser público.

Porque no es tan solo vital que funcione un aeropuerto, además como reconoció el propio ministro estamos en alerta 4 de seguridad, en alerta contra ataques terroristas, lo que significa que unos trabajadores poco más que mil euristas, con plantillas insuficientes y trabajando bajo mínimos, tienen que poner en riesgo su vida para velar por la vida de todos los usuarios del aeropuerto. Y deben realizar este importante trabajo por un salario miserable y en unas condiciones precarias.

Las mismas asociaciones de guardias civiles, lamentan que se acuda a ellos para solventar el conflicto, haciendo uso de funcionarios públicos carentes de derechos fundamentales y tras el “error” de privatizar el servicio.

También los sindicatos afirman que el Gobierno está atentando “gravemente” contra el derecho a huelga.

Hasta ahora a los “esquiroles” o “rompehuelgas” los solía contratar la empresa a la que le hacen huelga en una actuación clara contra el derecho a huelga. Pero ahora el Gobierno da un paso más al pretender obligar a trabajadores públicos a reventar huelgas en empresas privadas.

Recordar que el Gobierno se apoya en un decreto preconstitucional para intervenir en el conflicto de El Prat.

Aunque está recogido en la Constitución, el derecho fundamental a la huelga sigue desarrollado principalmente por una norma de 1977, una norma obsoleta que permite que un gobierno anti obrero pueda cuestionar y poner en jaque un derecho fundamental de la clase trabajadora, un derecho constitucional.

La lucha de la clase obrera debe continuar. Gracias por vuestra lucha compañeros, es la de todos.

Deja un comentario