La niña de 10 años, que había sido violada por su tío, dio a luz a una bebé por cesarea en un hospital de la ciudad de Chandigarh. La bebé, que nació con 36 semanas y pesó 2,2 kilogramos, se encuentra en la unidad de cuidados intensivos para recién nacidos, pero parece que evolucionará favorablemente ya que su estado de salud es bueno.

El embarazo de la niña fue descubierto apenas en julio pasado, cuando sus padres la llevaron al hospital porque se quejó de un dolor en el estómago. La familia solicitó un aborto tardío, pero el Tribunal Supremo indio prohibió abortar a la niña por considerar que el procedimiento era demasiado peligroso para la menor, que se encontraba entonces en la semana 32-33 de embarazo.

En Nueva Delhi se registraron en 2015 al menos 2.095 denuncias, seis asaltos sexuales diarios

La ley india establece que pasadas las 20 semanas de gestación la mujer no puede someterse a un aborto a no ser que el feto tenga alguna anomalía. En mayo pasado, un tribunal indio permitió abortar en la vigésima semana de embarazo a otra niña de 10 años, que había sido violada por su padrastro. Los jueces del Supremo a cargo del caso de la niña que dio a luz este jueves pidieron al fiscal general de la India que estudiase la creación de consejos médicos dedicados exclusivamente a tomar decisiones de forma rápida sobre peticiones de aborto.

Los menores de edad son víctimas a menudo en los casos de violación en la India, En su capital, Nueva Delhi, se registraron en 2015 al menos 2.095 denuncias, seis asaltos sexuales diarios. Organizaciones de derechos humanos advierten de que las cifras son mucho mayores, ya que gran parte de las víctimas deciden no denunciar por miedo al estigma social y a las posibles represalias de familiares y de la propia policía.

 

Deja un comentario