Por Javier F. Ferrero

¿La compra de Monsanto por parte del grupo químico y farmacéutico alemán Bayer cumple con la legislación comunitaria?, ¿la transacción reduciría la competencia en mercados como el de los pesticidas o las semillas? La Comisión Europea quiere tener respuesta a estas dos preguntas y ha anunciado este martes la apertura de una investigación en profundidad de la titánica transacción entre multinacionales.

Bruselas destaca en un comunicado que la operación crearía la empresa integrada más grande del mundo en los mercados de los pesticidas y semillas, y que combinaría “dos competidores con carteras líderes en herbicidas no selectivos, semillas y propiedades y agricultura digital”. Pone también de manifiesto que esta adquisición tendría lugar en un mercado que “a escala global ya está concentrado, como ilustra las fusiones recientes entre Dow y Dupong y Syngenta y ChemChina”.

La ejecutiva tiene sospechas de que la adquisición podría incrementar los precios y reducir la calidad, la innovación y la libertad de elección de una serie de mercados clave: Pesticidas y semillas. La comisaria de Competencia ha señalado que se trata de productos que son básicos para los agricultores y los consumidores.

PESTICIDAS

 

Bruselas encuentra problemas con que Bayer produzca glufonisato de amonio, uno de los pocos herbicidas no selectivos que son una alternativa al glifosato, producido por Monsanto, ya que existe un número “limitado” de competidores en este campo con la capacidad de descubrir nuevos ingredientes activos y desarrollar nuevas formulaciones.

El ejecutivo investigará también las actividades de Monsanto en pesticidas biológicos que compiten con los productos de Bayer en pesticidas químicos y en el solapamiento de las actividades en productos que combaten el ácaro Varroa, un parásito que afecta a la colonia de abejas en Europa, en alerta por su descenso significativo desde hace años.

SEMILLAS

La Comisión Europea pone de manifiesto que ambas sociedades disponen de una alta cuota combinada en el de semillas vegetales y que algunos de sus productos compiten entre ellos. Las dos empresas son importantes propietarios de patentes de semillas de algodón e invierten en investigación y desarrollo de programas para trigo.

Señala también que Monsanto domina varios mercados mundiales de desarrollo de características de plantas en laboratorio y Bayeres uno de sus pocos competidores en este campo, por lo que estudiará si la compra reduciría la competencia.

FECHA LÍMITE

Dado el enfoque mundial de las actividades de las dos compañías, Bruselas está cooperando con otras autoridades de competencia, como las de Estados Unidos, Sudáfrica, Brasil o Canadá. La Comisión Europea dispone ahora de 90 días laborables para tomar una decisión al respecto.

Deja un comentario