Por Fredes Luis Castro

Zephyr Teachout, especialista en derecho corporativo de la Universidad de Fordham y pretérita militante del movimiento Occupy Wall Street, redacta una contundente denuncia contra Google, a raíz de la decisión de la firma digital de suprimir disidencias.

Teachout refiere a la positiva valoración comunicada por el equipo de investigadores de Open Markets (Mercados Abiertos), que integra el think tank New America, a la decisión de la Unión Europea de multar a Google por las manipulaciones operadas en las búsquedas de Internet, para favorecer su servicio de compras (Google Shopping), en perjuicio de compañías rivales y consumidores.

Los investigadores del equipo mencionado, destacados opositores de acciones monopólicas y distorsivas de los mercados, estimaron que la definición europea es coherente con la libre circulación de ideas y mercancías que debe imperar en todo sistema democrático de mercado, y alentaron a las autoridades regulatorias estadounidenses a seguir su ejemplo.

En un lapso de tres días, luego que los representantes de Google transmitiesen su malestar a New America (think tank al que financian con 21 millones de dólares desde 1999 según The New York Times), primero se cancelaron contrataciones con el equipo investigador, luego la presidenta de New America conminó al jefe de investigadores a que él y sus colaboradores dejen de prestar servicios al financiado think tank por haber “puesto en peligro a la institución”. De acuerdo al NYT, en un mail le notificó: “Ha llegado el momento de que Open Markets y New America sigan caminos distintos”. En definitiva, los despidió.

Zephyr Teachout acusa a Google de construir un discurso público favorable a sus intereses, para lo cual recluta y financia especialistas jurídicos que defienden sus perspectivas e, incluso, influye en el diseño de cursos escolares e incentiva a instituciones educativas para que sus productos y servicios gocen de mejor recepción ahora y en el futuro. Advierte que este año se transformará en el mayor lobista económico de Washington, con sumas dinerarias dirigidas a los decisores públicos que superan las aportadas por Exxon Mobil o Lockheed Martin.

En sintonía con Teachout, un reciente artículo de The Guardian sugiere que Google aprendió de la escasa presencia financista de Microsoft, en los años en que fue investigada y penalizada por comportamiento monopólico, de allí que destine 18 millones de dólares al año a este fin:

Bajo la amenaza cierta de regulaciones antimonopolio y en defensa de la privacidad en el horizonte, Google ha llegado a la misma conclusión que las industrias anteriores: controlar a los políticos y reguladores de Washington es el costo de hacer negocios (…) Probablemente el motivo por el cual Google perdió en Europa y ganó en Estados Unidos sus batallas para favorecer a sus productos sobre los de competidores más pequeños guarde mayor relación con el sistema de financiación de campañas políticas que con los diferentes regímenes reguladores de ambos lados del Atlántico.*

A la misma conclusión llega una nota del NYT del día de ayer, en relación a otros sujetos clave:

Entre las herramientas más eficaces -aunque poco examinadas- en la caja de herramientas de políticas públicas de Google se encuentra la financiación de organismos sin fines de lucro de todo el espectro político. Este año, ha donado a 170 organismos de este tipo (…) el número de beneficiarios ha crecido exponencialmente desde que empezó a revelar sus donaciones en 2010, cuando aportaba a 45 organizaciones. Asociaciones de tecno-activistas, funcionarios de think tanks y académicos afirman que estas acciones ayudan a comprender cómo Google ha evitado que se apliquen en Estados Unidos regulaciones y penalidades como las impuestas por la Unión Europea a finales de junio.*

La especialista y militante mencionada en primer término, imputa a Google un accionar “monopolista”, y un temperamento “tirano” cuando se trata de ideas contrarias a sus intereses. Considera que ha perdido noción de sus límites, como consecuencia del poder que consiguió, configurando una amenaza a la libertad de expresión en particular y a las libertades ciudadanas en general. Es sentenciante: “Google está formando un gobierno en sí mismo”.

El hecho de que Zephyr Teachout publique su denuncia en The Washington Post, empresa adquirida en el 2013 por Jeff Bezos, dueño del no menos monopolista Amazon, es un dato nada menor a la hora de evaluar el poder, influencia y juego de intereses que involucran a los gigantes monopolistas de este adolescente siglo XXI.

*Traducción propia.

Deja un comentario