Por Javier Cortines

El líder norcoreano Kim Jong-Un se lo pensó dos veces y, en vez de atacar -como se había adelantado- con cuatro misiles la isla estadounidense de Guam, optó por disparar “un cohete” que sobrevoló la isla japonesa de Hokkaido y se estrelló a 1.100 kilómetros de las costas niponas.

El misil de alcance medio largo “Hwasong-12” fue lanzado desde una plataforma móvil ubicada en Sunan, localidad cercana a Pyongyang, a las 05:57 del martes (hora local) (20:57 g.m.t. del lunes), recorrió 2.700 kms en 14 minutos, alcanzó una altura de 550 kilómetros, e impactó en el Océano Pacífico del Norte.

El objetivo de Kim Jong-Un, quien gusta tentar al diablo con el riesgo de que su pueblo sufra una lluvia de fuego “jamás vista antes”, fue “medir” a Donald Trump para comprobar “si es capaz” de iniciar una guerra, incluso nuclear, contra Corea del Norte.

Tanto China como Corea del Sur temen un masivo éxodo de refugiados norcoreanos, comparable al que registra actualmente Europa, si estalla una guerra entre Estados Unidos y Corea del Norte, según admiten residentes de Seúl y Pekín consultados por este periódico.

Las alarmas sonaron en Hokkaido, la segunda isla más grande de Japón poblada por 5,5 millones de habitantes, así como en otras ciudades del archipiélago, donde la gente acudió aterrada a los refugios subatómicos recordando escenas que no se repetían desde la Segunda Guerra Mundial.

El mismo martes se celebró una reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU, a instancias de Seúl y Tokio, en la que se decidió reforzar las sanciones impuestas a Pyongyang, lo que no convenció a Donald Trump, quien dijo que “hablar con Corea del Norte no sirve para nada”.

A Corea del Norte no parecen afectarle los bloqueos, pues el país sigue adelante con su doctrina “Juché” (autosuficiencia para no depender del exterior,aunque sea llevando la hambruna a su pueblo) y, cada vez que sufre presiones, da un acelerón a su programa nuclear.

Entiendo que Pyongyang siga haciendo pruebas balísticas en aguas internacionales para demostrar que no hinca la rodilla ante EEUU (y que el desarme nuclear debe ser universal) pero sobrevolar Japón para lanzar el mensaje a los nipones de que en caso de guerra Tokio será una de sus dianas, es harina de otro costal.

Si Pyongyang sigue con sus planes armamentísticos, las cabezas nucleares de sus misiles podrían alcanzar California y las bases navales de San Diego, costa oeste de EEUU,en el 2020, según advirtió recientemente el ingeniero John Schiling en su portal “38 North” especializado en asuntos norcoreanos.

Tras el disparo del misil sobre la norteña Hokkaido, surgen dos preguntas: ¿Qué pasó con las señales que emitió el escudo antimisiles THAAD (Sistema de Defensa Terminal Aérea de Gran Altitud) que EEUU tiene desplegado en la región? ¿Por qué las fuerzas antiaéreas japonesas no intentaron interceptar el proyectil a pesar de que sobrevoló su territorio?

Hay que señalar que el lanzamiento del misil norcoreano tuvo lugar durante los ensayos militares que realizan conjuntamente todos los años las tropas surcoreanas-estadounidenses al sur del paralelo 38. En esta ocasión, las maniobras bélicas, que fueron bautizadas con el nombre de “Ulchi Freedom Guardian”, se desarrollaron del 21 al 31 de agosto.

En los ejercicios castrenses (simulacro  de una guerra real) participaron 17.000 soldados estadounidenses apostados en Corea del Sur, más otros 3.000 llegados del exterior. En el despliegue participó también una escuadrilla de cazabombarderos B-1B, con capacidad nuclear, que llegó desde la Base Aérea de Andersen, ubicada en Guam.

La guerra civil coreana (1950-1953) terminó en tablas con la firma de un armisticio. Seúl y Pyongyang nunca sellaron un acuerdo de paz por lo que ambos países se encuentran en estado técnico de guerra. La península coreana sigue siendo uno de los últimos reductos de la Guerra Fría.

Y vuelve a cantar Quiquiriquí el Noble Gallo Beneventano para desear que las alambradas del paralelo 38 se conviertan en campos de olivos.

Deja un comentario