Andrea Manzano Molano

Hoy es ocho de septiembre, día de la región de Extremadura. Pero… ¿Hay algo que celebrar?

Puente de Alcántara, Cáceres|Fuente: ruralplan.com

El ocho de septiembre varias Comunidades Autónomas celebran su día regional, entre ellas, Extremadura. Pero realmente ¿hay algo que celebrar? Vamos a repasar lo que está pasando en Extremadura a día de hoy.

Extremadura encabeza la tasa de paro en España (2016).

Las últimas cifras sobre desempleo en Extremadura son escalofriantes. En 2016, Extremadura fue la única Comunidad Autónoma en la que aumentó el desempleo. En conjunto, 2.000 extremeños perdieron sus trabajos, elevándose la cifra del paro en Extremadura hasta el 28,31 %, cifra que lidera las de paro en toda España. La cifra de parados, según este último estudio de la EPA, cifra a los parados en Extremadura en 141.300.

Extremadura registra 748 desahucios en 2016.

El gobierno socialista de Extremadura, liderado por Guillermo Fernández Vara registró un total de 748 desahucios, una cifra que supone una subida del 3’7% con respecto al año anterior. Si desglosamos esas cifras, vemos que 384 fueron a consecuencia de procedimientos derivados de la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU), 324 por ejecuciones hipotecarias (subida de un 15% con respecto al año anterior) y 40% por otras causas.

La UEX, con problemas.

La Universidad de Extremadura sigue ampliando sus problemas. Muchos alumnos, sobre los que no hay cifras concretas debido a la pésima organización, malas instalaciones y fatal gestión de recursos humanos, deciden no iniciar sus estudios universitarios en otras comunidades cercanas como Madrid, Andalucía y Salamanca son los destinos más frecuentes para los alumnos extremeños.

Recientemente, docentes e investigadores de Badajoz, protestaron a las puertas de la sede de la UEX, minutos antes de que se iniciara el nuevo ciclo universitario, demandando, entre otras cosas, el cumplimiento estricto de la normativa del Plan de Organización Docente. Estos académicos, miembros del comité de empresa del Personal Docente e Investigador (PDI), denunciarán esta situación ante el Tribunal de lo Social.

Extremadura, no exenta de corrupción.

La diputada de Ciudadanos, Victoria Domínguez, fue llamada a declarar el 19 de julio, por un caso de construcciones ilegales en su etapa como concejala en Plasencia. En dicho juicio, la placentina, concejala de Urbanismo, declaró, por un supuesto delito de prevaricación administrativa, que ella: “No tenía competencias en los expedientes de infracción”. El partido naranja le abrió un expediente, y poco después, la Fiscalía remitía al Tribunal Superior de Justicia de Extremadura más documentación contra la portavoz de C’s en el Parlamento Extremeño.

Por otro lado, al alcalde de Almendralejo (Badajoz), el popular José García Lobato, además de dos concejales, Luis Alfonso Merino y Carlos González Jariego, se le acusan cuatro delitos: cohecho, fraude, revelación de secretos y tráfico de influencias, tras entregar la UCO al juez 124 folios con una información que podría corroborar estos delitos. Según la UCO, altos cargos de Cofely SA, una de las empresas más importantes de la trama Púnica, consiguieron modificar los pliegos del concurso del municipio pacense para hacerse con la adjudicación, y dar a cambio una cantidad de 180.000 euros además del patrocinio de varias actividades municipales. La oposición ya le ha pedido la dimisión, y el popular ha declarado que “Tiene las manos muy limpias”.

Un tren digno para Extremadura.

Este verano ha sido un verano negro para el tren extremeño. En menos de 24h, tres trenes se averiaban, por diversos motivos, a su paso por Extremadura. Esta situación, insostenible en pleno siglo XXI, provocó una gran agitación y alarma social en Extremadura, hasta el punto de llegar a ser un tema candente en las primarias regionales del PSOE.

Ante esta situación, son numerosas las plataformas extremeñas que se han movilizado, y que planean una gran manifestación en octubre, sin fecha. Pero ya se han llevado a cabo acciones curiosas, como la de la plataforma ‘Milana Bonita‘, que esta mañana se han montado en un tren dirección a Madrid, para llevar a cabo la reivindicación.

 

Esta no es mi Extremadura, la Extremadura que se resigna ante la corrupción, el paro y los desahucios. Que se acostumbra a los recortes, la falta de oportunidades, y el maltrato del gobierno central. A mí me gusta la Extremadura que lucha, que se manifiesta, ayer se desarrollaron hasta cuatro manifestaciones por diversos motivos, tres en Mérida, la capital. Hace unas semanas un grupo de activistas le hicieron un escrache al presidente de la Junta, Fernández Vara, reivindicando mejoras, la cual, gracias a su gente, sale adelante. Esa es mi Extremadura, no la que celebra su día regional con una misa, excluyendo a parte de la población.

Extremeños y extremeñas, sigamos luchando. Una región la hace su gente, no su gobierno, ni sus ladrones, ni sus malas infraestructuras. De nosotros depende.

 

 

Deja un comentario