Por Xan Pereira 

Desde 2010, la inversión en Educación tiene 2.648 millones de euros menos, un 6,68% de caída en toda España. Aunque de cara a este curso 2017-2018 todas las Comunidades Autónomas han elevado la financiación por segundo o tercer año consecutivo, las subidas son ligeras y aún no llegan a compensar los años previos de caídas.

Pero dejando los números a un lado, la falta de recursos arrastra efectos concretos en el sector educativo.

Las consecuencias de estos recortes son  más profesores interinos en vez de funcionarios con plazas, más alumnos por clase, menos refuerzos en las aulas y peores condiciones laborales para los docentes. El aumento de las horas lectivas que sufrieron, la subida de las ratios y el descenso del número de maestros se notó directamente en las plantillas de especialistas.

Otro efecto derivado de estos datos es que los profesores tienen que dar más horas semanales de clase, y esto afecta a los programas de atención a la diversidad y educación compensatoria, los refuerzos para estudiantes con problemas de rendimiento o extranjeros, etc. Los más desfavorecidos, una vez más, son los más perjudicados.

Para cuadrar las cuentas, la administración decidió elevar el número de alumnos que se pueden meter en cada aula. Más alumnos por aula significa más dificultades para atender a cada alumno individualmente y menos atención a los estudiantes con problemas de desempeño.

 

Siete años después, la educación pública no se ha recuperado de la crisis.

La plantilla de profesores ha visto como se han perdido unas 30.000 plazas de maestro y han sido sustituidos por interinos. En muchas regiones los interinos son despedidos en verano para ahorrar en pagas y su incorporación a los centros se dilata al máximo, hasta el punto de que llegan una vez ya empezado el curso. Al no disponer de plaza fija y con probabilidad de no repetir colegio al año siguiente, es imposible que se integren con el proyecto de centro e inciden negativamente en la planificación y organización. Según CSIF 201.000 docentes que se dieron de baja durante el verano siguen pendientes de reincorporarse a su puesto.

Un último dato: según Eurostat, España es el quinto país europeo que menos invierte en Educación en términos relativos con un 4,1% del PIB, solo superado por Bulgaria, Italia, Irlanda y Rumanía.

Deja un comentario