Efectos de la antigua actividad minera en Touro / Plataforma Salvemos Cabana

Aparte de su propio escrito técnico, la Plataforma pone a disposición de todas aquellas personas interesadas un modelo básico de alegaciones que puede descargarse en ir.gl/alegatouro y entregarse firmado en cualquier registro público hasta el próximo día 4 de octubre, fecha en la que según la nueva normativa termina el período de exposición pública.

Entre otros factores, Salvemos Cabana considera que no debe someterse a trámite un nuevo proyecto sin proceder previamente a la restauración completa del desastre ambiental provocado por anteriores operaciones mineras en virtud de la Ley 3/2008 y que además sería preceptivo la realización de un estudio epidemiológico que permita valorar cuáles han sido los verdaderos efectos de la actividad extractiva pasada sobre la salud de la población.

De hecho, la zona en la que pretende llevarse a cabo la iniciativa, explotada a cielo abierto a escala industrial entre los años 1970 y 1986, presenta graves problemas de restauración derivados del proceso de oxidación de los sulfuros metálicos presentes en el mineral y el tipo de procedimientos empleados en su momento, y ha terminado por provocar una afección inadmisible sobre aguas superficiales y subterráneas y, por ende, un problema de salud pública.

INCOMPATIBILIDAD CON LOS PLANTEAMIENTOS DE LA DIRECTIVA MARCO DEL AGUA

Tras el estudio de la documentación aportada por la empresa, que la Xunta de Galicia ha puesto en exposición pública hasta principios de octubre, la Plataforma no valora como compatible el proyecto con la Directiva Comunitaria 2000/60/CE (Directiva Marco del Agua), que considera que el agua “es un patrimonio que hay que proteger, defender y tratar como tal” y busca en su planteamiento “una mayor protección y mejora del medio acuático” mediante “la supresión de vertidos y sustancias peligrosas” al recurso hídrico, algo imposible de alcanzar por el inmenso volumen de los distintos tipos de estériles previstos en la explotación y su potencialidad generadora de drenaje ácido de minas (DAM) en contacto con los elementos.

Al respecto, aunque la promotora considera la impermeabilización de los emplazamientos mediante la utilización de geomembrana y geotextil para impedir las fugas, no se puede garantizar una duración indefinida de estos materiales, y hay que tener en cuenta que el plan post-clausura también tiene una duración concreta por lo que la posibilidad de filtraciones al cabo del tiempo seguirá estando presente una vez superada la fase de cierre de operaciones.

Además, la documentación aportada por la promotora, no aclara cuáles serán las necesidades hídricas de la iniciativa ni cómo va a obtener el agua sin afectar a las traídas municipales, ni cual puede ser la afectación real a los manantiales locales que suministran agua a la población del área de influencia del proyecto.

LA MINERÍA SOSTENIBLE NO EXISTE

Por otra parte, la promotora reitera su compromiso con un concepto acuñado por la patronal minera como es el de la “minería sostenible”. A juicio de la Plataforma, en actividades extractivas puede hablarse de una “minería razonable” en lo que al aprovechamiento de recursos del subsuelo se refiere, pero no de “minería sostenible”, más cuando se habla de actividades no perdurables en el tiempo y la explotación del recurso supone su agotamiento. Mucho menos en el caso de proyectos de megaminería como el propuesto, en el que la dimensión de los trabajos, realizada a gran escala, implica la utilización de inmensos volúmenes de agua, procesado de grandes cantidades de roca, y el empleo de reactivos químicos de elevada toxicidad.

EFECTOS NEGATIVOS SOBRE LOS NÚCLEOS DE POBLACIÓN MÁS CERCANOS

Para Salvemos Cabana resulta inaceptable que una actividad minera de semejantes proporciones pueda autorizarse en la cercanía de núcleos de población como Arinteiro y Torreis de Arriba, sobre todo teniendo en cuenta las numerosas molestias que se derivan de la actividad extractiva que sólo pueden ser minimizadas con medidas correctoras y compensatorias, pero no suprimidas en su totalidad.

IMPACTO SOCIOECONÓMICO

Finalmente, en la documentación sometida a consultas la promotora hace referencia a los supuestos efectos positivos del proyecto y aporta unas cifras de empleo total difícilmente creíbles, pero sin embargo no profundiza en las muchas e importantes afecciones negativas del proyecto sobre actividades como la agricultura, la ganadería o el sector forestal. De igual modo, el proyecto no entra a valorar la depreciación que sufrirá el valor de los bienes inmuebles de los propietarios, algo que acostumbra a ser una triste realidad en este tipo de iniciativas industriales.

DESESTIMACIÓN DEL PROYECTO

Debido a estos y otros factores, la Plataforma ha solicitado a la Xunta que desestime la autorización administrativa a la actualización del proyecto de explotación y plan de restauración de la mina de Touro, y que dicte una declaración de impacto ambiental desfavorable en virtud de los efectos negativos de la propuesta.

ENTREGA DE ALEGACIONES

Asimismo, Salvemos Cabana recuerda que según la nueva normativa el plazo de alegaciones finaliza el próximo día 4 de octubre y pone a disposición de todas aquellas personas interesadas un modelo básico de alegaciones que puede descargarse en ir.gl/alegatouro y entregarse firmado en cualquier registro público dirigido a la Consellería de Economía Emprego e Industria hasta el próximo miércoles 4 de octubre.

 

Deja un comentario