Andrea Manzano

Ernesto “Che” Guevara fue un hombre de una fuerte personalidad, un destacado guerrillero, y un gran revolucionario e ideólogo. Sus muchos viajes en pro de la revolución de los pueblos de Latinoamérica lo hicieron un personaje muy respetado por unos, y odiado por otros. Estas dos caras del médico argentino se han reflejado en la cultura posterior a su muerte. Vamos a repasarla

El Che era una persona muy carismática, con un fuerte carácter, de mirada desafiante. Muchas han sido las fotografías que se conservan del guerrillero del siglo XX, en las cuales se le podía ver fumando puros, leyendo libros o hablando ante las tropas guerrilleras, aunque también era habitual verle junto a Fidel Castro o disparando armas. Sin embargo, tres han sido las fotografías más famosas del comandante argentino:

El Guerrillero Heroico” fue el título que el fotógrafo cubano Korda le dio a, probablemente, una de las fotografías más famosas del SXX. El fotógrafo tomó esta foto el cinco de marzo de 1960, de manera improvisada, durante un funeral en el que se rendía homenaje a 75 víctimas, fallecidas tras la explosión de un buque francés. El Che había llevado a cabo la atención médica de varias de las víctimas y se encontraba en dicha marcha fúnebre. En la foto se puede ver a un Ernesto con una mirada seria, perdida a lo lejos, pero a la vez, una mirada firme y dolida, propia de un hombre que lucha contra las injusticias. Esta foto salió a la luz en 1967, tras una estratagema de dos editores milaneses, que le quitaron la foto a Korda y la empezaron a reproducir en Italia, para luego ser difundida por todo el mundo. Korda jamás reclamó los derechos de autor de esa imagen, pues compartía los ideales de Guevara. Sólo lo hizo en una ocasión, para oponerse a que fuese la imagen promocional de una marca de vodka.

En segundo lugar,  el artista irlandés Jim Fitzpatrick, famoso por sus pinturas sobre la mitología irlandesa, recibió esta foto en 1965, de parte de un grupo anarquista alemán, aunque algunos sostienen que fue el filósofo Jean Paul-Sartre. El irlandés usó esta copia de la foto de Korda para realizar unos altos contrastes(1968), con diferentes variantes, blanco y negro, y rojo y negro. Estos gráficos fueron usados también por Andy Warhol, y desde entonces, la imagen ha aparecido en incontables productos comerciales, convirtiéndose en un icono.

Años más tarde, Fredy Alborta, fotógrafo boliviano viaja,  junto a una pequeña expedición de periodistas y fotógrafos, hacia Vallegrande, para dar testimonio público de la muerte del Che, asesinado el día antes por la CIA. En esta foto, Guevara aparece tirado sobre un lavadero, con el pelo revuelto y los ojos abiertos, mientras que un general muestra, rodeado de la expedición, por donde dispararon al comandante.

La figura del Che, su vida como guerrillero o su ideología han sido objeto de numerosos reportajes, documentales y peliculas como el Diario del Che en Bolivia, documental, muy poco difundido en nuestro país, realizado en 1994 por el gran documentalista Richard Dindo que analizó sus últimos días a través de su diario; Diarios de motocicleta, probablemente, la mejor que se haya hecho sobre la figura del Che, está producida por Walter Salles en 2004. Narra los viajes del joven médico (interpretado por Gael García Bernal) en moto por la Latinoamérica profunda, acompañado de su gran amigo Alberto Granado (interpretado por Rodrigo de la Serna); Che, un hombre nuevo, dirigido por los documentalistas Tristan Bauer y Cristina Scaglione en 2009, es trata de un documental muy amplio y riguroso, que aporta numerosos datos a la biografía ya conocida del guerrillero, apoyados sobre nuevos archivos facilitados por Aleida March, su viuda (fotos, cartas, escritos…) y por Evo Morales (archivos militares); y por último, Che, esta película biográfica, dirigida por Steven Soderbergh y producida por Benicio del Toro en 2008, está dividida en dos partes:

1.Che, el argentino: Centrada en la Revolución Cubana, narra desde el desembarco de Fidel, Che y otros guerrilleros en Cuba, hasta el derrocamiento de la dictadura de Fulgencio Batista, dos años después.

2.Che, guerrilla: En esta ocasión, el filme se centra en los intentos del Che de iniciar una revolución en Bolivia. Narra como se introduce en este país latinoamericano como incógnito y acompañado de algunos militares cubanos, y como logra reclutar una pequeña guerrilla en la selva sur del país. Esta misión, llena de traiciones, llevan al movimiento al fracaso, y él, a su muerte.

Las hazañas del Che como guerrillero, su personalidad carismática, y sobre todo, su muerte, aparecen recogidas en canciones de la cultura popular hispana como Hasta siempre, comandante de Carlos Puebla Papá, cuéntame otra vez del cantautor vallecano Ismael Serrano, después encontramos a Silvio Rodríguez, quien editó varias versiones de la canción de Puebla (Fusil contra fusil, América, te hablo de Ernesto y Tonada del albedrío, entre otras), pero quizás, la más destacada sea Canción para mi soldado. Por último, Joaquín Sabina fue siempre un admirador del Che Guevara, y de la revolución cubana. El cantautor ubetense ha escrito varias canciones sobre el comandante(1968, Con la frente marchita, Postal de La Habana, Pie de Guerra y Leningrado), pero aquí queremos destacar a Con la Frente Marchita, en colaboración con Serrat.

“Bolivia volvió a su rencor, a sus oxidados gorilas, a su miseria intransigente,
y como brujos asustados los sargentos de la deshonra, los generalitos del crimen,
escondieron con eficiencia el cadáver del guerrillero como si el muerto los quemara.” 

                                                                              Tristeza de la muertePablo Neruda.

Deja un comentario