Con motivo de la efemérides del 12 de octubre, día de “El Descubrimiento de América” con Franco; “Dia de la Hispanidad” con el PSOE y el PP; y “Día del Exterminio” para los pueblos de América, recordamos lo que pensaba Nietzsche sobre los Reyes Católicos, padrinos de Cristóbal Colón que sometieron a los pueblos de América con la Cruz y Espada y que, a su única hija sana, la colgaron el san Benito de “Juana la Loca” por amar la libertad y ser atea.

 

 

 

Por Javier Cortines

El filósofo alemán Friedrich Nietzsche se burlaba de los Reyes Católicos por haber expulsado a los moros de Al-Andalus, ya que consideraba que, durante muchos siglos, la civilización árabe fue muy superior, en todos los aspectos, a la europea. En su obra El anticristo, el asesino más célebre de Dios escribió esto de los cristianos:

Rechazaban (los placeres de) la carne y rechazaban la limpieza, ya que esta es sensual. La Iglesia es (era) enemiga declarada de la limpieza. La primera medida cristiana después de la expulsión de los moros españoles fue la clausura de todos los baños públicos, sólo en Córdoba había doscientos setenta (1).

El profesor de Basilea continúa diciendo que el cristianismo (al que considera el vampiro del Imperio Romano) después de arrebatarnos la herencia del genio de los antiguos (griegos y romanos) nos robó el legado del Islam. Tras analizar el daño que produjo el cristianismo al desarrollo de Occidente, Nietzsche agrega:

La maravillosa civilización árabe en España fue pisoteada -no diré por qué pies- (Los Reyes Católicos)…porque decía sí a la vida (…) Los cruzados lucharon también contra algo que debían adorar con las frentes en el polvo, contra una civilización que haría parecer nuestro siglo XIX muy pobre y atrasado (2) .

Es necesario señalar que para Nietzsche, al igual que para muchos librepensadores, hay un antes y un después de los Reyes Católicos, pues los monarcas cristianos que les precedieron mostraron una gran tolerancia hacia los judíos y musulmanes. Prueba de ello es la Escuela de Traductores de Toledo, creada en el siglo XII por Raimundo Sauvetât, monje cisterciense de origen francés que fue arzobispo de Toledo y gran canciller de Castilla. Ese espíritu de convivencia en armonía que marcó las relaciones entre cristianos, judíos y musulmanes fue aprovechado por Alfonso X El Sabio (siglo XIII) para impulsar su mecenazgo de la Escuela de Traductores de Toledo, que produjo un milagroso renacimiento de la filosofía y las ciencias, primero en España, y luego en todo el mundo occidental.

Tras la rendición de Granada a los pies de los Reyes Católicos, los musulmanes acabaron atribuyendo su expulsión de Al-Andalus (cuyas maravillas arquitectónicas se hicieron inspirándose en su idea del paraíso) a un castigo de Alá, “ya que los árabes se habían alejado de los principios de El Corán”, libro que le fue revelado a Mahoma en una cueva (3).

Pero, antes de que los árabes emprendieran el viaje de regreso a los Tiempos de la Oscuridad (que siguen dando terribles rebotes hoy día), ya habían plantado las semillas de lo que ahora conocemos con el nombre de El Renacimiento. Sin su aportación, éste probablemente no habría tenido lugar, y ahora seguiríamos recibiendo hostias de la Santa Inquisición. Una vez expulsados de España los moros (la gran civilización de la Edad Media) y los judíos (la columna vertebral de la economía), Colón clava la bandera de la discordia en América (4) y los españoles contraen la enfermedad del oro.

Poco antes del 29 de junio de 1520, Hernán Cortés decía a Moctezuma: “Los españoles tiene una enfermedad del corazón que sólo se cura con el oro”. A lo que el emperador azteca le contestó: “Ya os habéis comido todo el oro. Aunque la nieve de todas las montañas del mundo fuera de oro y os lo entregara, no tendríais bastante” (5).

Y vuelve a cantar Quiquiriquí el Noble Gallo Beneventano para reclamar otra forma de escribir la historia, no de arriba abajo, ni recordando las grandes hazañas de nuestros antepasados, sino dando importancia al espíritu crítico, lo que Nietzsche explica muy bien en su ensayo “Las Tres Caras de Clio”.

-1-El Anticristo. Pág. 43 (Ed. Brontes, 2012)

-2-Idem, pág. 120.

-3-Algunas de las ideas de este artículo las expongo en mi ensayo “El Profeta y Darwin ¿Alianza o choque de civilizaciones?”, (Ed. Redactum 2015).

-4-Eduardo Galeano señala en su obra “Las venas abiertas de América Latina” que antes de la llegada de los españoles a América había unos 70 millones de nativos y, que sólo un siglo y medio después, la población se redujo a 3,5 millones.

-5-Ese episodio -basado en registros históricos- se detalla en mi obra “El Regreso Merlín y Otros Relatos” Págs. 48-49 (Visión Libros, 2007).

 

1 Comentario

Deja un comentario