Marawan Dubois

Durante nuestras vidas en sociedad, la globalización siempre ha estado presente ya que esta está relacionada a las culturas de nuestro mundo, a la educación y a los conocimientos que se nos ha otorgado. De hecho, incluso desde los principios de la historia de la humanidad la globalización siempre ha estado presente pero teniendo para cada situación una forma diferente. Mediante esta globalización, hemos buscado el sentido de la vida humana y hemos llegado a múltiples suposiciones y teorías. El humano ha evolucionado en su historia siguiendo una globalización con varias ramas de desarrollo. Y además la diversidad y unidad cultural nos ha ayudado en nuestra evolución y a nuestra globalización, y siguen siendo necesarias para nuestro desarrollo cómo especie. Y esta globalización, nos deja pensar que tenemos que conocer el sentido de nuestra búsqueda del “por qué” de nuestras vidas, teniendo en cuenta otras ideas e intentar relativizar.

De hecho el artículo “Globalización cultural, identidad y sentido de la vida”, escrito por Pedro Gómez García, catedrático de filosofía en la Universidad de Granada, muestra esta globalización aunque este esté enfocada solamente en los temas de cultura e identidad. Podemos aun así relacionarlos con la ciencia, la moral y la economía, que han sido muy relevantes para la globalización en la historia de la especie humana.

Cuando se busca el “sentido de la vida”, no solo encontramos filósofos e historiadores en esta situación pero también científicos ya que en parte la propia ciencia forma parte del sentido de nuestras vidas. Gracias a la ciencia el humano se adapta a una situación planteada y luego evoluciona y se desarrolla según esta, cosa que podemos observar en la historia de la especie humana. Y así es, los humanos, en nuestros principios de existencia, hemos sido cazadores ya que teníamos que adaptarnos a una situación: la supervivencia.

Después de ello, empezaron los viajes de la especie hacia nuevos lugares para explorar, que fue el principio a una introducción de nuestra evolución. Tras el periodo de exploración, el humano ha buscado la comodidad y ha querido facilitar sus acciones de cazas, así pues ha desarrollado instrumentos lo que ha implicado la introducción a la tecnología. Y así siguiendo, paso a paso, hubo la revolución neolítica implicando pues más tecnología y nuevas infraestructuras, todo ligado con la ciencia pues ha contribuido al desarrollo, hasta llegar a la aparición de civilizaciones.

Aparecieron la agricultura con sus respectivas ramas, la metalurgia y demás culturas de desarrollo de la tecnología. Luego hubo los acontecimientos bélicos implicados por el deseo de poder y de conquista, lo que hace de la guerra un nuevo arte sangriento que necesita nueva tecnología: armamento. Tuvimos también una transición de descubrimientos científicos sobre la física (cinemática, dinámica celeste, dinámica de la partícula) que han contribuido a una nueva escalera en la evolución y en la globalización del ser humano.

Así pues podemos observar que la ciencia ha aportado una gran ayuda a la evolución de la globalización. Sin ella no se podría navegar para viajar hacia otros lugares, sin ella no se habría desarrollado los transportes para así mejorarlos, sin ella no habría evolucionado las formas de comunicación etc. Así que la ciencia es considerada un instrumento para la globalización.

La economía es otra situación bastante diferente de la ciencia, ya que la economía no solo ha implicado globalización pero incluso se utiliza la propia globalización para desarrollar la economía. El desarrollo de la ciencia ha implicado la creación de nuevas tecnologías que han implicado la creación de la moneda y del medio de expansión de esta así como el comercio. El descubrimiento de las Américas ha implicado la creación del comercio triangular, es decir intercambio entre los diferentes continentes más importantes para el occidente. De hecho en cada conquista, en cada expansión de la civilización humana ha habido un interés económico. Y hoy en día la globalización de la economía tiene como agentes fundamentales a las grandes empresas multinacionales que se han implantado en la mayor parte de los países, aumentando los flujos comerciales y de capitales entre unos y otros y haciendo que los mercados estén cada vez más integrados y globalizados. De hecho, la economía tiene un gran impacto en la globalización que las crisis económicas que ha habido en la historia de la humanidad han provocado una gran desesperación y pobreza de parte de la población humana. Las dos Guerras Mundiales y la Gran Depresión interrumpieron el proceso de globalización económica y hubo que esperar hasta la década de los cincuenta para que se reiniciara tímidamente un proceso de internacionalización de las economías que se aceleró a partir de mediados de los ochenta.

Así pues la economía tiene un gran peso para la globalización ya que este es no solo producto de esta pero también un objetivo de esta.

La moral ha contribuido a la globalización de manera muy diferente en comparación a la economía y la ciencia. La moral no ha evolucionado realmente, sólo se ha expandido y siempre ha tenido muchas ramas, pero ha habido y sigue habiendo un gran desequilibrio en el uso de ellas, es decir, se utilizan mucho más algunas que otras. Siempre se puso en pos de la globalización las ansias de poder y de expandirse, de ahí las conquistas y tantos acontecimientos bélicos. Sin embargo, la creación de culturas para desarrollar la fe y el deseo de paz interior se convirtió por un momento en un deseo de superioridad para las entidades que gobernaban los países y demás pueblos. Casi todas las civilizaciones pretendían durar eternamente y realizar plenamente la humanidad, pero cada una de ellas tenía un significado diferente de esta humanidad, lo que ha llevado a un conflicto de ideas e ideologías promoviendo pues los debates, intercambio de ideas, hasta llegar a las propias guerras.

La moral del ser humano es tan diversa que nunca habrá una civilización perfecta con una sola ideología y una sola cultura, es algo imposible. Pero eso no significa que no se pueda llegar en convertir la diversidad de culturas en unidad, es decir, unión y respeto de las diferentes culturas del mundo. Pero claro, habrá obstáculos tales como el nacionalismo o el racismo que se ciñen a una sola ideología y cultura sin aceptar y, o, respetar las otras.

En conclusión, podemos observar que la ciencia, la economía y la moral fueron y son esenciales para la globalización y la evolución de la especie humana, ya que sin ellas muchos acontecimientos no habrían sido posibles, si no se puede decir todos. Y ahora nos podemos preguntar: ¿Fueron los únicos factores para la globalización? ¿Hubo otros factores más importantes que estos tres?

Deja un comentario