Durante todo el día de ayer, una sensación extraña recorrió el territorio nacional e incluso el internacional, parecía que todo el mundo lejos del movimiento independentista tratase de impedir que Puigdemont llevase a cabo su plan anunciado, el que trazó junto a Esquerra y la CUP en septiembre de 2015.

“La primera obligación del gobernante es no causar dolor a la población”, creyó necesario recordar el presidente socialista de Valencia, Ximo Puig, a Puigdemont. En el Senado español Soraya Saenz de Santamaría, la vicepresidenta del Gobierno, hablaba con el portavoz del PDeCat, Josep Lluís Claries. “Están a tiempo de tomar una decisión justa. Apelo a su conciencia”. La intervención del senador nacionalista, sin responder a la vicepresidenta, dejaba claras sus intenciones: “Visca Catalunya llibre”.

Poco antes de las 17:00, el coche oficial del president sale del Palau de la Generalitat para recorrer la distancia que le separaba del Parlament. Con una carpeta con papeles en el brazo se introduce en un Ford gris. Cada aparición del president recibía los aplausos de la multitud congregada entre banderas esteladas y carteles por el ‘sí’ a la independencia.

El comienzo, con retraso.

Un locutor informa de que el inicio del pleno se suspende. Silbidos. El presidente Puigdemont está reunido con diputados de la CUP, su socio en el Govern, para ajustar un discurso que no gusta a la izquierda.

Por fin se reinicia la sesión, sobre las siete de la tarde. Aplausos para Carme Forcadell, presidenta de la Cámara catalana, al leer una declaración institucional contra la violencia machista.

Puigdemont arranca los primeros vítores, seguidos de un silencio atronador. Todo el mundo atento a las dos pantallas colocadas en el centro. La frase que esperaban los independentistas llega a mitad del discurso: “Asumo presentarles los resultados del referéndum, el mandato del pueblo de que Catalunya se convierta un Estado independiente en forma de república. […] Las urnas, el único lenguaje que entendemos, dicen  a la independencia y este es el camino que estoy dispuesto a transitar”. 

Un único grito se escucha en la plaza:  In-inde-independència“.

Toda esa euforia se apaga con lo que llega a continuación: “Proponemos suspender durante unas semanas la declaración de independencia para entrar en una etapa de diálogo”. Pitada general y la decepción. La independencia más corta de la historia: ocho segundos de reloj. Al menos la de Lluís Companys en 1934 duró 10 horas.

Las caras mirando al suelo y semblantes de tristeza son una imagen común en la mayoría, mientras, Puigdemont continúa todavía hablando. El president recibé más aplausos que abucheos al terminar. Una inmensa mayoría abandona la plaza sin esperar a que intervenga el resto de grupos parlamentarios.

Deja un comentario