Andrea Manzano

Hola, querido español que estás leyendo esto. ¿Celebras el 12 de octubre? En el caso de que tu respuesta sea afirmativa, déjame explicarte porque yo no lo hago.

Empecemos por el principio. El día 12 de Octubre fue el día en que Cristóbal Colón llegó a América. Sí, llegó. Porque América, al contrario de lo que mucha gente cree, no fue descubierta. América ya existía. América fue colonizada, saqueada e incendiada. Los españoles del siglo XV llegaron allí y masacraron a la población indígena, violaron a las mujeres, arrasaron con sus tierras y acabaron con el modo de vida de los pueblos autóctonos de la zona. A partir de 1492, comenzó la tiranía española sobre América, que sometió a una cultura bajo los caprichos de la metrópoli europea. Además, el día 12 de octubre es el día del Pilar, que también es la patrona de la Guardia Civil, con lo cual, además de tener un pasado dudosamente honrado, se vinculan a este pasado tintes religiosos y militares, a un día que debería ser laico y civil, que representase a toda la población

Pero no creas que este es el único motivo. Se supone que la fiesta nacional de un país es para celebrar que algo va bien, que el país marcha sobre ruedas. ¿Pasa eso en España?

España es el segundo país con la tasa de abandono escolar más alta de la UE. Las tasas universitarias no paran de subir y los requisitos para becas se endurecen cada año más, evitando que los más desfavorecidos accedan al sistema educativo ( art 27.1: Todos los españoles tienen el derecho a la educación. Art 27.5: Los poderes públicos garantizan el derecho de todos a la educación[…] ). Además, las becas cada año bajan más, provocando que, los que tengan acceso a ellas se vean en serias dificultades para finalizar el año lectivo. Diversos rectores universitarios denunciaron recientemente que la cuantía de las becas que sus alumnos percibían había caído en un 24% (600€ menos), y que el incremento de las exigencias académicas afectaría a más de 70.000 alumnos cada año.

En España, 2500 pacientes enfermos de cáncer no tendrán acceso a los nuevos tratamientos antitumorales. La sanidad española ha caído 17 puestos en el ránking de la OMS desde 2015, cuando ocupaba el puesto nº7. Actualmente, ocupa el puesto nº23. Se siguen externalizando servicios, vetando accesos a tratamientos, y las listas de espera para simples operaciones se siguen eternizando

Tampoco nos va mejor en materia de inmigración. España se comprometió ante la ONU y la UE a acoger a 17.334 refugiados que huían del terrorismo yihadista y de la guerra. El 26 de septiembre pasado se cerró el plazo que la UE le dió a España, y las cifras son insultantes: sólo se acogió a 7.000, teniendo en cuenta que en España, se calcula que hay más de tres millones de casas libres, muchas de ellas propiedad en los bancos. Los inmigrantes no tienen asistencia sanitaria, y los CIES siguen internando a cientos de personas que han venido buscando un futuro mejor. Además, para continuar con el esperpento, el TEDH ha concluido que las “devoluciones en caliente” que se llevan practicando más de 15 años vulneran los Derechos Humanos. El ministro Zoido, como no, ha recurrido esa sentencia.

El año 2017 es un año negro para la lucha contra la violencia de género. Aunque aún no ha concluido el año, se trata del período con más menores muertos a causa de la violencia machista: se trata de siete muertes. Un 83% de las víctimas tenía contacto con sus agresores, y un 43% tenía menos de tres años. Hasta hoy 40 mujeres han sido asesinadas este año y dejan 19 huérfanos. Unas cifras escalofriantes, sin ninguna duda. Todos tenemos en mente el caso de Juana Rivas que, víctima de violencia de género, fue obligada a entregar a sus hijos a su maltratador, el italiano Arcuri. Los presupuestos para proteger a las mujeres víctimas y para prevenir la violencia de  género se van reduciendo poco a poco, poniendo en riesgo la vida de las mujeres víctimas y sus hijos.

Tampoco nos libramos de los tirones de orejas de la ONU. La organización supranacional ha instado a España a derogar la Ley de Amnistía, y a investigar los crímenes franquistas. Recordemos que España es el segundo país con más desapariciones forzosas, tras México. Además, la ONU está actualmente investigando a España por las posibles violaciones de los Derechos Humanos durante la jornada del 1-O en Catalunya, en el transcurso del referéndum, por las excesivas cargas policiales, proceso iniciado tras la tremenda repercusión e indignación de la comunidad internacional.

Pero hay gente a la que sí le va bien. El número de ricos en España se ha incrementado en un 60% desde que empezó la crisis, mientras que la pobreza y la desigualdad siguen subiendo, y el bienestar bajando.

Querido español que sigues leyendo esto. España no se defiende odiando al extranjero, sacando una bandera al balcón o gritando “Viva España”. España se defiende defendiendo los derechos de su gente, ayudando al que lo necesita, manifestándose por la sanidad, la educación, etc., en definitiva, a España se la defiende luchando por su gente. Porque la patria somos los 47 millones de españoles que día a día, aportamos nuestro granito de arena para mejorarla.

 

Deja un comentario