Nueva Delhi, la capital india, se despertó esta semana con una densa nube de contaminación que impedía la visibilidad a más de 200 metros y unos niveles de partículas PM10 (aquellas menores de 10 micrones) superiores a 500 en varios puntos de la ciudad, según datos de la Oficina Central de Control de la Contaminación.

Las concentraciones de más de 100 partículas PM10 por metro cúbico afecta a grupos de riesgo; de 150 en adelante puede afectar a la población en general y más de 200 es dañino, mientras que a partir de 300 se considera tóxico. El área de Punjabi Bagh, en el noroeste de la ciudad, la concentración de partículas fue de 1.329 por metro cúbico, mientras que la de PM2,5 (inferiores a 2,5 micrones) alcanzó los 894, según la CPCB. En Mandir Marg (sur de Nueva Delhi) a la misma hora había una concentración de 820 PM10 y 680 PM2,5.

El jefe del Gobierno de Delhi, Arvind Kejriwal, dijo que entre todos se debe encontrar una solución a un problema que se repite cada año y que hace que “Delhi se convierta en una cámara de gas durante casi un mes”. Según indicaron responsables del Gobierno indú, cada año por estas fechas la quema de rastrojo en el norte de la India y la llegada del frío hacen que se disparen los niveles de concentración de partículas nocivas en el aire.

Nueva Delhi es una de las ciudades más pobladas del mundo, con unos 17 millones de habitantes, y la capital de país más contaminada del planeta, mientras que la India concentra trece de las veinte urbes con más polución.

Deja un comentario