Pablo Taboada (PP), actual alcalde de Palas de Rei (Lugo) y su antecesor en el cargo, Fernando Pensado, han sido condenados por la Audiencia de Lugo a 9 y 8 años de inhabilitación, respectivamente, por acoso a una funcionaria

Por Andrea Manzano

Los hechos se remontan a finales de 2007, cuando Palas de Rei estaba gobernado por mayoría absoluta por el PP y Fernando Pensado. Fue entonces cuando se incorporó esta secretaria de trabajo. Poco después comenzaron las tensiones entre esta trabajadores y varios funcionarios municipales. Esta tensión comenzó con desobediencia, primero, y una persecución diaria.Todo esto llevó a esta trabajadora a pedir una baja por depresión.

Esta funcionaria tenía que aguantar diariamente, aparte del acoso, menosprecio y humillación, un veto al acceso de documentación, falta de instrucciones o escritos advirtiendo de que la iban a ignorar; lo que constituía una clara dificultad para llevar a cabo sus tareas diarias.

Al llegar Taboada a la alcaldía, en 2011, esta situación se volvió mucho más dura. El nuevo alcalde, en uno de sus primeros decretos internos, la trasladó a un despacho incomunicado con las oficinas, tras, anteriormente, retirarle a la funcionaria de apoyo y trasladarla a unas instalaciones de biblioteca que, por aquel entonces, aún no estaba funcionando.

Ante toda esta situación, esta secretaria, se decidió a interponer una querella. En ese momento, el actual alcalde recrudeció su acoso hacia ella, (que solía llegar al terreno personal, llegando a mencionar a sus hijos) práctica a la que se unían los 3 funcionarios, también encausados.

Todo esto finalizó en abril de 2013. Tras abrirle más de 30 expedientes para intentar expulsarla del ayuntamiento, el gobierno local convocó un pleno extraordinario con la única finalidad de destituirla, una acción ilegal, puesto que la única institución acreditada para realizar tal acción es el Ministerio de Administraciones Públicas. El portavoz del PSdG advirtió al alcalde de la irregularidad. El alcalde hizo caso omiso de dichas advertencias, y tanto él como su grupo municipal votó la decisión de expulsar a la secretaria del ayuntamiento, con lo cual, la Audiencia de Lugo le atribuyó también el delito de prevaricación, puesto que se saltaron la ley, a sabiendas de que era ilegal.

La Audiencia Provincial de Lugo ha fallado recientemente a favor de la secretaria, que ha sido indemnizada con 12000€. Además, el actual alcalde, Taboada, ha sido condenado a 9 años de inhabilitación y 15 meses de prisión; su antecesor, Pensado, a 8 años de inhabilitación y 12 meses de cárcel; y a los 4 funcionarios que conocieron, consintieron y colaboraron; a 7 años de inhabilitación y penas de entre 6 y 9 meses de cárcel.

Según la ley vigente de partidos, esta sentencia, aunque no es firme, traerá como consecuencia el deber de dimisión del alcalde, y los cargos públicos condenados por delitos contra la Administración deberán dejar sus puestos.

Deja un comentario