Ocho millones de hogares en España tendrán que pagar un máximo de 14,45 euros por la bombona de butano, un 2,1 % (30 centimos) por encima del precio que se fijó en la revisión de septiembre (14,15 euros), según el BOE.

El precio de la bombona retoma la senda al alza que abandonó en septiembre, cuando descendió el 4,9 % y rompió con una racha de seis incrementos consecutivos. Antes de iniciar esa tendencia en noviembre de 2016, la bombona marcaba 12,28 euros, con lo que en el último año se ha encarecido en 2,17 euros por unidad, el 17,7 %.

En lo que va de año, la bombona subió el 5 % en enero, el 4,89 % en marzo, el 4,88 % en mayo y el 4,92 % en julio, mientras que en septiembre descendió el 4,9 %.

Los precios del butano los revisa el Ministerio de Energía bimestralmente y para su cálculo tiene en cuenta factores como las cotizaciones internacionales de la materia prima, el tipo de cambio o los costes de comercialización, aunque la subida no puede exceder el 5 % en cada revisión.

El día a día de muchos ciudadanos es cada vez más cuesta arriba y el encarecimiento de los productos básicos no ayuda a la mejora de situación de las familias españolas. Necesitamos que el Gobierno se preocupe por las familias con necesidades, no que les ponga más trabas para poder calentarse.

Deja un comentario