En una colonia de unas 18,000 parejas de pingüinos de cría en la isla Petrels, los científicos franceses descubrieron solo dos polluelos sobrevivientes a principios de año. Miles de pollitos muertos y huevos no eclosionados fueron descubiertos en toda la isla en la región llamada Adélie Land.

La colonia había experimentado un evento similar en 2013, cuando tampoco sobrevivieron los polluelos. Un grupo de investigadores, dirigido por Yan Ropert-Coudert del Centro Nacional de Investigación Científica de Francia, dijo que había sido causado por una cantidad récord de hielo marino de verano y un “episodio lluvioso sin precedentes”. La extensión inusual del hielo marino significó que los pingüinos tuvieron que viajar 100 km extra para buscar alimento. Y el clima lluvioso dejó a los pollitos, que tienen poca impermeabilidad, húmedos e incapaces de mantener el calor.

 

La región se había visto severamente afectada por la ruptura de la lengua del glaciar Mertz en 2010, cuando un trozo de hielo casi del tamaño de Luxemburgo, de unos 80 km de longitud y 40 km de ancho, se rompió. Ese evento, que ocurrió a unos 250 km de la isla Petrels, tuvo un gran impacto en las corrientes oceánicas y la formación de hielo en la región.

El hielo marino ha estado aumentando en los últimos años, lo que podría atribuirse a un aumento en la cantidad de agua dulce en el océano en todo el continente causada por el cambio climático. Sin embargo, a largo plazo, se espera que el cambio climático haga que el hielo marino se reduzca drásticamente.

 

El cambio climático ya han tenido un impacto severo en el número de pingüinos Adelia. En la Península Antártica, que ha sido gravemente afectada por el cambio climático, las poblaciones han ido disminuyendo, y algunos investigadores sugieren que podrían extinguirse allí. Hay más amenazas antropogénicas en el horizonte, la pesca y posiblemente el turismo, por lo que los pingüinos necesitaban protección.

 

Deja un comentario