Desde la CNT-Canarias reivindicamos el conflicto de la compañera Olga, quien apareció en una intervención, junto con otra compañera, durante el programa ‘En el punto de mira: Verano en Canarias’ de la cadena televisiva Cuatro – ambas de la asociación de “Las Kellys” (asociación de ramo del sector de la hostelería específica de camareras/os de piso) y también afiliadas de CNT en Gran Canaria – no es un problema puntual, como ha aparecido recientemente en algunos medios locales de las islas. Es un problema generalizado, no sólo del sector de la hostelería sino extendido en casi todos los sectores laborales, pero que es sangrante, literalmente, en el sector de la hostelería y más en concreto para las camareras de piso.

Que las instituciones privadas estén mirando para otro lado mientras hacen caja es normal, lo que no es tan normal es que también lo hagan las instituciones públicas, pues es conocido y se han hecho debates, ciertamente recientes, en programas de máxima audiencia, donde se dejaba en evidencia que el fraude en la contratación es generalizado. Tanto es así, que diversas instituciones lo han reconocido, estando reflejado en la web del ministerio de empleo, como ocurre con el contrato ‘por primer empleo joven’, para menores de 30 años sin experiencia laboral previa, justificado por el reconocimiento explícito del fraude que se genera con los contratos temporales ‘por causas de la producción’ y ‘por obra y servicio’.

Es cierto, no es un comentario nuevo, fue casi la misma justificación de la propia directora del Grupo Constant en Gran Canaria, a la cual le debemos dar la razón en este punto concreto, ya que ella misma desmontó la argumentación de la existencia de las Agencias de Colocación y Empresas de Trabajo Temporal (ETT), como en la que ella misma trabaja, durante el programa ‘En el punto de mira’, diciendo que “hasta hace dos meses” – después de que la Inspección de Trabajo las sancionara – no trabajaban en la legalidad. A la cual también debemos dar las gracias por “meter la pata hasta el fondo” al reconocer el fraude constante al que someten a las trabajadoras en los hoteles. Además de engaños y coacciones a las que las someten, ya que desde la subcontrata no se informa en ningún momento a las trabajadoras externalizadas qué tipo de servicio deben dar “según lo que les paga el hotel” a la subcontrata, y con ello tener que hacer horas extras que no se les pagan.

En julio de 2016 presentamos una reclamación ante el Servicio Canario de Empleo (SCE), debido a que no tenían filtro para ninguna de las ofertas que salían en su web, donde las Agencias de Colocación, ETTs y subcontratas en general campaban a sus anchas con contratos en fraude por doquier. El caso concreto fue por una oferta de trabajo de una empresa externa en un Hotel de Costa Teguise en Lanzarote, donde la subcontrata directamente ofertaba cinco vacantes para camareras de piso con contratos de ‘obra y servicio’. El SCE contestó que intentaría solucionarlo. Sí, lo solucionó, pero a su manera: ahora no se especifican ni la duración de los contratos temporales ni se especifica modalidad de contrato, lo cual en el 90% de los casos también se incurre en una irregularidad o fraude de ley.

Así las cosas, no entendemos que la patronal hotelera se rasgue las vestiduras, o finja desconocimiento. Es cierto, que ni la precariedad ni la corrupción urbanística ligada a cargos políticos es endémica de Gran Canaria, simplemente se ha mostrado la realidad, que al igual que en Tenerife, Fuerteventura o Lanzarote, así como el resto de localidades costeras de toda España, se ha especulado y se sigue especulando, no sólo con la propiedad del suelo, sino también con el sudor, el trabajo y el futuro de muchas trabajadoras y trabajadores.

El caso de la compañera Olga refleja la lucha que empieza a aflorar en el mar de la precariedad, como cuando las microalgas afloran en la calma absoluta después de décadas de vertidos en un mar en agitación.

Desde la CNT continuaremos denunciando y apostamos por la vía de la acción directa y de la estrategia coordinada entre los distintos sectores de clase obrera canaria, a fin de, extinguir este tipo de prácticas abusivas.

Deja un comentario