Por André Abeledo

Seas o no independentista la actuación del Gobierno del PP rompe el Estado de derecho, porque se vulneran derechos fundamentales bajo el amparo de la ley, que no de la justicia.

Hoy se trata de decir lo que se piensa sin miedo, defender el derecho a autodeterminación no es defender la independencia, y defender que la represión no es un argumento es posicionarse con la justicia, con la ley se ve que no.

Hoy en Cataluña se vulneran derechos fundamentales bajo el amparo de la ley, que no de la justicia, es un día de vergüenza y oprobio.

Los golpes de Estado no se dan votando, no se hacen con urnas ni papeletas, los que dan golpes de estado lo hacen con tanques y uniformados.

La actuación del gobierno español es algo más que desproporcionada, es una medida autoritaria con olor a rancio, es torpe.

Estas medidas no demuestran la fortaleza de un gobierno, ni de un Estado, demuestra una gran debilidad.

Detenciones arbitrarias, incautación de material electoral, registro de imprentas, fábricas y sedes de partidos, reminiscencias de otros tiempos que asustas, que abochornan, que avergüenzan. La ley como coartada, el estamento judicial como brazo ejecutor de una medida de represión política.

El mundo nos mira atónito, viendo a una supuestas democracia utilizando las herramientas de las dictaduras.

Representantes políticos del pueblo catalán son detenidos, sin duda son presos políticos, ¿Qué autoridad tiene ahora el gobierno del Partido Popular en Cataluña?, ¿qué legitimidad tiene ahora Mariano Rajoy para dirigirse a Cataluña?.

Desde los medios de comunicación “tertulianos” o “mamporreros” tratan de convencernos que es normal enviar un barco con Guardias Civiles a Cataluña, que es una actuación lógica, hasta moderada, hablan de operación quirúrgica, cuando se refieren al desmembramiento a lo bruto de la sociedad catalana.

Ya no se trata solo del derecho a decidir, se trata del Estado de derecho puesto contra las cuerdas.

Rajoy y su católico gobierno han realizado un milagro, han multiplicado los votos independentistas, como Jesucristo multiplico los panes y los peces.

Muchos hemos participado hoy en concentraciones solidarias con el pueblo catalán, concentraciones realizadas en todo el Estado español, condenando la represión con la que el gobierno español pretende solucionar un problema político.

Habrá un antes y un después, ya nada será igual, la torpeza de este gobierno nos deja ahora en un callejón de muy difícil salida.

Deja un comentario