Por Xan Pereira Castro

Las islas griegas de Lesbos, Quíos, Samos, Kos y Leros se han convertido en lugares de confinamiento indefinido, una especie de campo de concentración para refugiados desde la aplicación de la Declaración UE-Turquía en marzo de 2016. Miles de personas están atrapadas en condiciones deplorables y precarias, y a muchos se les niega el acceso a procedimientos adecuados de concesión de asilo.

Las personas solicitantes de asilo que llegaron a las islas griegas en los primeros días de la aplicación del acuerdo UE-Turquía llevan atrapadas ahí casi 19 meses.

La situación ya es desesperada en Samos y Lesbos, donde más de 8.300 solicitantes de asilo y migrantes viven en confinamientos creados para sólo 3.000. El reciente anuncio de que 2.000 solicitantes de asilo serán trasladados desde ambas islas al continente en las próximas semanas es una buena noticia, siempre que se cumpla, pero esto no es suficiente para aliviar el hacinamiento actual de los centros y no resuelve de forma sostenible los problemas que han creado con esta eternamente precaria situación.

Se aproxima el tercer invierno desde el inicio de las llegadas a gran escala a las islas, y es evidente que las autoridades griegas no pueden cubrir las necesidades básicas y proteger los derechos de las personas solicitantes de asilo si permanecen en ellas. Las autoridades de la UE y de Grecia han recurrido a la Declaración UE-Turquía para justificar la política de contención. Pero obligar a solicitantes de asilo a permanecer en unas condiciones que violan sus derechos y son nocivas para su bienestar, salud y dignidad, no puede justificarse, han dicho las organizaciones.

El primer ministro, Alexis Tsipras, debe protejer los derechos humanos de las personas solicitantes de asilo atrapadas en las islas, poniendo fin a la política de contención. Estas personas deben ser transferidas al continente para facilitarles el alojamiento y los servicios adecuados para sus cubrir sus necesidades y garantizar que sus solicitudes de asilo se tramitan adecuadamente.

Deja un comentario