No al TTIP, CETA y TISA lamenta que el Parlamento Europeo haya rarificado el CETA (Comprehensive Economic and Trade Agreement), el acuerdo comercial firmado por Canadá y la UE el pasado 30 de octubre.  

Refrendado con los votos de conservadores, socialdemócratas y liberales han votado en contra la Izquierda Unitaria, los Verdes y algunos socialdemócratas (en total 408 votos a favor, 254 en contra y 33 abstenciones).

Las organizaciones que integran la campaña recuerdan que aunque el CETA haya sido aprobado en la Eurocámara, es ahora el momento de los parlamentos estatales de bloquear su proceso de ratificación, pues no se debe permitir “que un tratado de comercio e inversiones gobierne sobre nuestras normas sociales, ambientales o laborales”. Por eso, “ahora más que nunca urge la organización social para hacer frente a un modelo de globalización fracasado, que únicamente aumenta las brechas de la desigualdad y acelera el cambio climático, degradando todavía más las condiciones de vida y allanando el camino a la extrema derecha“.

Para la campaña, los defensores del CETA, incluyendo el Partido Popular, Partido Socialista y Ciudadanos son corresponsables de sus consecuencias, a pesar de que la Comisión Parlamentaria de Empleo y Asuntos Sociales haya mostrado su oposición al tratado.

Por eso, para No al TTIP, TISA y CETA, lo que realmente se ha dirimido en el Parlamento Europeo es algo más que una votación sobre un acuerdo comercial, pues en realidad “se ha votado el modelo socioeconómico que puede imperar en Europa en las próximas décadas, muy en la línea de las políticas de austeridad y recortes que están sufriendo las clases populares desde el inicio de la mal llamada crisis económica“.

Finalmente, desde la campaña recuerdan que, a pesar del resultado de la votación en la Eurocámara, “ninguna lucha está perdida”, dado que el CETA ha de pasar de manera obligatoria por los parlamentos estatales y algunos regionales, y su tramitación “puede deparar algunas sorpresas”, pues varios países ya han demostrado serias dudas sobre la idoneidad de su implantación y en algunos de ellos ya están en marcha iniciativas ciudadanas para que la decisión se tome vía referéndum.

Deja un comentario