Por André Abeledo

Las trabajadoras y trabajadores hemos asumido la moral del esclavo. Los años de lavado cerebral han dado resultado y la alineación de la clase obrera es hoy una frustrante realidad. Vivimos en un estado mental que ya no tiene como base el analfabetismo, la religión y el miedo, de estos tres ingredientes se mantiene fuertemente enraizado el miedo como parte fundamental de la estrategia de la oligarquía.

Los años de manipulación han logrado que le pensamiento pequeñoburgués, neoliberal y pro patronal haya sido interiorizado por la clase trabajadora. El adoctrinamiento empieza en la escuela y sigue en nuestras casas, también llega desde los medios de desinformación de masas y está presente en nuestros puestos de trabajo a modo de charlas, cursos, etc.  Cuando repetimos frases hechas como “no muerdas la mano que te da de comer” estamos asumiendo que el empresario tiene a bien que comamos, que nos hace el favor de darnos un trabajo para poder sobrevivir y que debemos estarle muy agradecidos.

Nos tratan de convencer de que debemos hacer los mayores esfuerzos por la empresa.

Olvidamos que gracias a la “plusvalía” derivada de nuestra fuerza de trabajo el empresario se enriquece, los trabajadores olvidamos que en realidad una empresa puede funcionar solo con trabajadores, pero no puede hacerlo solo con el empresario. Y en eso radica nuestra fuerza como clase mayoritaria.

Muchas veces por mi militancia política y sindical me reúno con trabajadoras y trabajadores, con miembros de comités de empresa, con obreros que no cobran en tiempo y forma, que son despedidos, que firman contratos de cuatro horas y trabajan diez, que están en el paro sin derecho a ningún tipo de prestación, que no pueden llegar a fin de mes ni pagar la luz. Y me encuentro que ellas y ellos también han asumido la moral del esclavo.

Cuando dicen que es mejor trabajar de cualquier cosa sin importar en qué condiciones, eso es la moral del esclavo, cuando entienden que el empresario pasa por dificultades y es lógico que pague cuando pueda, están hablando con la voz de la moral del esclavo.

Recuerdo una reunión con un grupo de trabajadores que hacía un par de meses que no cobraban. Pero justificaban en parte a la empresa que les decía que pasaba por dificultades y era necesario esforzarse y aguantar el chaparrón, haciendo cosas como entrar antes y salir más tarde de su puesto de trabajo.

Yo les dije lo siguiente:

  • Compañeros si un trabajador firma un contrato con una empresa y después llega todos los días un cuarto de hora tarde a su puesto de trabajo os pregunto, ¿qué le pasaría?.

  • Su respuesta fue clara, “lo despedirían, hombre es normal, si siempre llega tarde”.

  • Pues claro compañeros se ha firmado un contrato con unas condiciones y un horario determinado, si ese contrato no se cumple es normal que se rompa. Pero porque asumimos que ese contrato firmado por las dos partes solo es vinculante para el trabajador, compañeros no os dais cuenta pero habéis asumido la moral del esclavo y defendéis los intereses del amo en vez de vuestros propios intereses.

Hablamos un rato más y esos trabajadores acabaron dándome la razón y creo que entendiendo lo que quería decirles, los intereses de la oligarquía y de la burguesía no son los mismos que los de la clase obrera. Desgraciadamente es el  pensamiento de los oligarcas y no el de la clase obrera hoy en día el dominante.

Sin duda debemos recuperar la conciencia de clase que nos hará conscientes de nuestra propia fuerza y nos permitirá sentir y romper nuestras cadenas.

Deja un comentario