Artículo de Eduardo Sanguinetti, Filósofo y poeta

Intento en mi obra acercarme al ideal de vida que creo merece una humanidad, que se arrastra tras el lucro, la mendacidad y el asesinato… una obra que aporte lo suficiente, para lograr llegar a ser lo que verdaderamente se es, que sería posible de asimilarse a dar espacio a la infinidad de ideas e ideales que son ignorados y censurados. A la vez, jamás negarle la importancia de asimilar la vida de uno a la obra que se construye, ser capaces de ir dejando de lado los propios temores y atreverse a manifestarse, comenzar a importarle no sólo quién habla, sino cómo se vive una experiencia, en libertad de serlo y saberlo.

“Ojalá podamos ser desobedientes, cada vez que recibamos órdenes que humillan nuestra conciencia o violan nuestro sentido común”, estas palabras de Eduardo Galeano, las hice mías el sábado 19 de octubre de 2013, en mañana de sábado y con espontaneidad y naturalidad suma ante las urgencias que este tema impone y tantos otros que presionan y oprimen en nuestras existencias, tuve la iniciativa de declararlo el “Día de la Desobediencia”.

Desobedecer al poder de los irreprochablemente ignorantes que gobiernan, que dictan y rigen en el planeta, a sus cómplices, a la justicia criminal, al poder de las corporaciones económico mediáticas que conforman la realidad de hoy, a la genuflexión de los intelectuales, tan cobardes y limitados en sus miradas, estrechas y condicionadas por sus ánimos de trascender, operando en consonancia con actitudes “socialmente correctas” de burguesías infectas y pudibundas… pero, que no se ha dicho ya de esta clase anti-natura, que han malogrado la experiencia de que cada ser conforme en su ser un estilo irrepetible.

En fin, una actitud “demasiado humana”, nutrida del estremecimiento, que ofrece un estado de resistencia cultural y social ética en sus principios y fines y que nos remite a los “dorados años de la infancia” donde el desobedecer era una actitud natural ante el atropello y la torpeza de nuestros mayores, imponiendo criterios y haciendo valer sus arbitrarias decisiones.

Es preciso desobedecer dentro del marco que nos ofrece el ritmo del cosmos integral, ante el “estado de cosas” por el que intentamos transitar nuestra existencia, tan al margen de un sistema necrótico y disfuncional solo para negociadores, comisionistas y mercachifles.

“…candidatos traidores y cobardes, sin nada que aportar, sólo desazón y estupidez…”

Desobedecer hacia todo lo que atenta contra el “buen vivir”, en un mundo donde quepamos todos, erradicando la injusticia instalada por los poderes del neoliberalismo, hoy en su cenit y a los mandatarios, soberbios, cobardes y serviles que perpetúan la farsa de hacernos creer que vivimos en democracias plenas de sentido: una desmesura… y la libertad de expresión ausente para quienes pueden aportar “algo”, los que eliminarán la mentira oficial y la retórica desgastada de candidatos de terror, infiltrados de la vida en armonía y deber ser… candidatos traidores y cobardes, sin nada que aportar, sólo desazón y estupidez… todo apuntalado por el canto de sirena de una farándula siempre dispuesta al desentonado canto de bestias fluyentes, los jefes invisibles, que todo lo manipulan… ¿o creen que los partidos o movimientos políticos de toda extracción, tan grandilocuentes en sus decires no son obedientes a un poder imperial?… la candidez en ciertas cuestiones se pagan muy caras.

Desobedecer, expulsando de nuestras vidas la soberbia, la prepotencia, el orgullo, la cobardía, la avidez, la frivolidad, la mezquindad, la avaricia, la adustez, la pacatería, la grosería, la desigualdad, el odio, el resentimiento, la envidia, pues no ignoran que este sistema infecto y criminal de explotados y explotadores nos lleva a enfrentamientos y competencias fuera de tiempo y espacio, para caminar hacia un horizonte de armonía y de fraternidad, al margen de tendencias estúpidas, impuestas y consumidas por un pueblo anestesiado y avaro de sus placeres.

La naturaleza no piensa el mundo, lo conoce desde siempre y no lo representa, se acopla a sí misma y eso le basta. El mundo puede permanecer dentro de su función de hacer de nosotros sus habitantes para que todos/as existamos y terminemos nuestras vidas en él.

Me pregunto desde niño, por qué la violencia ejercida sobre los más débiles, ejerce fascinación social. Quizás, porque los pueblos proyectan sus inconscientes reprimidos, sin poder extirpar el rinencéfalo que pide su parte de barro y sangre. Creo que la violencia, en todos sus estadios, fascina a gobernantes y pueblos, porque permite dar espacio a la impotencia de no aceptar la diferencia, en sexo, sangre y soplo, cifras de un sentido, en la ausencia del sentido.

En mi Manifiesto contra el Neoliberalismo, escrito en 2009, entre otros conceptos, en tiempo de poesía esencialista he expresado: “Estamos aquí, todos nosotros, con un pasado que nunca cesa, un futuro que nunca empieza, un presente que nunca acaba…pareciera que no terminan nunca de cavar, de explotar, mentir, expoliar, difamar, esclavizar, anestesiar, asustar, asesinar y robar a los pueblos, gobernantes, medios corporativos de manipulación de masas, multinacionales miserables… los habitantes de este mundo, temerosos, ensalzan muchas veces a su verdugo, representado en estos ignorantes y bestiales asesinos seriales de la vida.

En respuesta, a las calumnias perpetradas a los puros, a un sistema donde la ética no encontró su espacio y la nobleza ha sido aniquilada, donde la miseria se instaló como forma de vida, nos unimos Indignados, para buscar paz, equidad y libertad en verdad, y para ver si encontramos alivio para nuestro dolor, de haber soportado ser archivos de piedras y plantas olvidadas.

Nuestros sueños que hablan, nos cuentan hoy otra historia que viene de ayer y apunta hacia el mañana.

Nos habla la libertad y la verdad a nosotros, los Indignados, los que somos gente simple y sencilla, los que somos gente común, como nos nombran los poderosos.

Todos los días y sus noches que arrastran, quiere el poderoso bailemos su música sin melodía y repetir su brutal sometimiento.

El hombre falso, gobierna sus tierras y tiene grandes máquinas de guerra que reparten el dolor y la muerte en la Tierra. El falso que es gobierno nos manda la basura, los mentirosos que engañan y regalan olvido a su gente.

“Los habitantes de este mundo, temerosos, ensalzan muchas veces a su verdugo, representado en estos ignorantes y bestiales asesinos seriales de la vida”

Hoy, miles de seres humanos de los cinco continentes gritan su “¡ya basta!” aquí y en todas partes… gritan ¡ya basta! al conformismo, al nada hacer, al cinismo, al egoísmo hecho Deidad del Sistema asesino.

Hoy, miles de pequeños mundos de los cinco continentes ensayan un principio aquí y en todas partes, cual principio de la construcción de un mundo nuevo y para todos, es decir, un mundo donde quepan todos los mundos.

Indignados de todo el mundo bienvenidos a la rebelión, a este y cualquier rincón del mundo donde todos somos iguales porque somos diferentes.

Bienvenidos a la búsqueda de la vida y la lucha contra la muerte y la destrucción, bienvenidos a este primer gran encuentro de todos los seres libres, por la Humanidad y contra el Neoliberalismo. Libertad, amor, armonía y belleza”.

No nos convirtamos en víctimas, fracasados, cobardes, en la economía de nuestros propios recursos en acción y discursos, marcando el trayecto de una historia, la de nuestro tiempo, que se debate entre utopías y derrotas, entre voces, silencio y “miedo”.

Unamos voluntades, los libres y autodeterminantes, persistiendo en la resistencia a los ismos que nos llevan a ser esclavizados. Cuidemos de nosotros mismos, en libertad y verdad… tenemos una vida por vivir, ¡honrémosla!… demos espacio a nuestro deseo iconoclasta de que la “posibilidad desmesurada” sea un digno horizonte a alcanzar.

Desde mi lugar de hombre que vive, goza y sufre, les comento que sobrevivido en una Argentina manipulada por ignorantes mentirosos, bestias oportunistas, excluyentes, resentidos sin pertenencia y cobardes genocidas, el haber sido capaz de superar semejante condena me acostumbró al riesgo, me ha fortalecido y me he capacitado para intervenir en los combates intelectuales que me aguardaban, no menos feroces que los crueles atentados a los que me he visto expuesto por los denominados “políticamente correctos” y las brutales exclusiones de una familia plutocrática, cruel, degradante, snob y burguesa, traidora con el legado recibido por mis ancestros… y la vida va!.

He aprendido desde muy joven a enfrentar las cuestiones desde un lugar absolutamente original, desde la libertad en amor, de ser simplemente yo, y dar la espalda a los alcahuetes de cualquier ideología. El amor no es para todos… y ¡la vida va!

Artículo anteriorFranco no ha muerto, solo ha sido enterrado
Artículo siguienteNos sale carísimo mantener a los ricos
mm

Estudió y se doctoró en Filosofía en la Universidad de Cambridge. Pionero en el arte performativo. Se le considera también precursor del minimalismo en América Latina y del land art. Su obra comienza a finales de la década del 70 y continúa hasta la actualidad.

En 1978, graba el disco Before and after Science junto a Brian Eno, el sonido de Mañana en el Abasto con letra de Luca Prodan y las performances en los más diversos sitios del planeta, museos, auditorios donde opera en música junto a artistas como Carlos Cutaia, Osvaldo Fatorusso, Fats Fernandez, Juan Carlos “Mono” Fontana, con sus obras Obstinato, Identikitt e Exit s-k.

En 1981 realizó la performance titulada “La Fiesta del Éxito”, junto a la artista plástica Marta Minujín, donde Eduardo Sanguinetti presentó la coreografía, incorporando el arte corporal y la instalación de maniquíes, con la pieza “Rapsodia” de Rick Wakeman en teclados y Sanguinetti en piano acústico.

En 10 de diciembre de 1983, realiza el film Solum (imagen y sonido de la nueva tierra). Primer film proyectado en la televisión argentina en democracia, el en el ciclo Función Privada conducido por Carlos Morelli.

Participó en 1993, en calidad de actor en la película de Narcisa Hirsch: “La pasión según San Juan”, en el papel de Juan, junto a la actriz Esther Goris y Pichón Baldinú, integrante y director de La Organización Negra y De la Guarda.

Eduardo Sanguinetti escribió en LR21, haciendo análisis y reflexiones sobre asuntos trascendentes.

Lleva publicados once libros, entre ellos el libro Big Relato prologado por Adolfo Bioy Casares, Alter ego prólogo de Lawrence Durrell y Morbi Dei prólogo por Oscar Hermes Villordo.

En 1989 el autor Carlos Espartaco escribió un libro biográfico llamado “Eduardo Sanguinetti. La experiencia de los límites” (ISBN 950-9004-98-7).

Ha dado conferencias en diferentes universidades como la Universidad Complutense de Madrid. El 10 de diciembre de 2011, lanzó su manifiesto: Indignados contra el neoliberalismo en Parque Rodó, en Uruguay, leído en distintas capitales del mundo donde el Movimiento de los Indignados acciona.

1 Comentario

  1. Muy bien, muy bueno. Habría que decir también que Sanguinetti al intentar teorizar sobre la ausencia de necesidad de los políticos, está encontrando y mostrando las relaciones de esos temas con el poder, la historia, la economía y la ética. Es una forma diferente de abordar el concepto de totalidad sin necesidad de constantes referencias a Hegel. Es una forma de la dialéctica sanguinettiana.

Deja un comentario