Un año después de la histórica manifestación en Madrid en defensa del Canis lupus signatus, la asociación presidida por el naturalista Luis Miguel Domínguez anuncia una nueva convocatoria para el próximo 12 de marzo alegando que “la necesidad de reclamar su protección desde la calle es más urgente si cabe”.

La entidad informa que el lobo es un controlador natural de los hervívoros salvajes y su presencia en la Península “garantiza la salud de los ecosistemas”, razón por la que la Unión Europea lo ha declarado espacio de interés comunitario.

Según indican, “la ganadería española recibe importantes subsidios desde Europa” y aunque tiene la obligación de usar prácticas respetuosas con el medio ambiente, lo que incluye el coexistir con la fauna salvaje, “esa convivencia es desvirtuada por una clase política empeñada en perpetuar la dependencia de ese sector”.

Lobo Marley denuncia que al norte del río Duero, las autoridades fomentan “auténticas campañas de exterminio” y “el negocio de la muerte del lobo se mantiene para diversión de una élite acaudalada y para enriquecimiento, a menudo ilegal, de los tratantes de la muerte de nuestra fauna“. De hecho, incluso los gestores de los parques nacionales “prestan oídos a intereses privados que piden la muerte de la fauna silvestre”. Así, aunque el lobo está protegido al sur del Duero, “las autoridades favorecen su persecución amparándose en supuestas excepciones“.

Como consecuencia, “esta contínua matanza impide que el lobo alcance un estado de conservación favorable” tal como exige la normativa europea, “pero también impide el cambio en el mundo rural hacia un modelo más moderno, donde el turismo de naturaleza se integre a la diversidad económica para traer prosperidad y empleo a las nuevas generaciones“, las mismas que desean “una verdadera convivencia con la fauna y no quieren perpetuar prácticas insostenibles y enemigas del medio ambiente”.

Por eso vuelven a convocar en Madrid, para el domingo 12 de marzo de 2017, una nueva marcha en defensa de la especie para “demostrar una vez más que el lobo no está solo ante los que quieren masacrarlo” y que la ciudadanía reclama “el derecho a una naturaleza saludable” y un futuro mejor para las nuevas generaciones.

Deja un comentario