Por segundo año consecutivo, casi 200 organizaciones se han manifestado para exigir a las administraciones que detengan la constante matanza de este símbolo de la biodiversidad peninsular y su protección, al igual que ocurre en territorio portugués.

Convocada por Lobo Marley, Ecologistas en Acción, WWF, Equo, European Greens y la Alianza Europea para la Conservación del Lobo, la marcha ha salido del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente para llegar a la Puerta del Sol, donde se ha leído un manifiesto. Con este acto, las organizaciones solicitan la declaración del lobo como especie estrictamente protegida por ley en todo el territorio español y el fin inmediato de su caza y de los controles letales de su población.

Cartel de la manifestación de hoy en Madrid bajo el lema “Lobo vivo. Lobo protegido”

Según indican en un comunicado, el lobo ibérico “ejerce un control natural de los herbívoros salvajes”, por lo que “su presencia garantiza la buena salud de los ecosistemas”, razón por la que la Unión Europea ha declarado esta especie de interés comunitario.

“Sin embargo -reiteran-, la matanza continua de lobos que la administración permite -o incluso ejecuta ella misma- hace imposible cumplir este imperativo legal, pero también impide el cambio en el mundo rural hacia un modelo más moderno, donde actividades tradicionales y otras nuevas, como el turismo de naturaleza, contribuyan a la diversidad económica necesaria para traer prosperidad y empleo a las nuevas generaciones“. Para las organizaciones convocantes “son precisamente estas nuevas generaciones las que también desean una verdadera convivencia con la fauna y no quieren perpetuar prácticas insostenibles y enemigas del medio ambiente“.

Por eso, los grupos insisten en “la importancia de seguir favoreciendo la coexistencia de ganadería extensiva y el lobo, ya que está más que demostrado que abatir lobos no consigue disminuir los ataques al ganado” sino al contrario, por lo que “es urgente y necesario que las administraciones fomenten medidas de prevención para reducir los ataques al ganado, como por ejemplo trabajar en cambios de los modelos de manejo del ganado y en el desarrollo de un plan para la ganadería extensiva que aborde los verdaderos problemas del sector”.

La sociedad moderna está harta de un modelo de gestión basado en la persecución y en el ensañamiento contra una especie. Es hora de que respetemos y pongamos en valor esta joya de nuestro patrimonio natural. Por eso decimos ¡basta ya, queremos lobos vivos y protegidos!” -sentencian las organizaciones conservacionistas-.

Deja un comentario