Según informa la Plataforma Salvemos Cabana, las infraestructuras del Parque Eólico Mouriños, proyectado entre las localidades de Cabana de Bergantiños y Zas (A Coruña), se encuentran dentro del área de distribución potencial de la variante lusitanica del escribano palustre (Emberiza schoeniclus L. subsp. lusitatica Steinbacher) y bajo el ámbito de aplicación del plan de conservación de esta especie en Galicia, tal y como se desprende de la documentación ambiental presentada por Renovables Aragón S.L.U. (filial de Gas Natural Fenosa), que se encuentra en período de exposición pública hasta el próximo 4 de agosto en las jefaturas territoriales de A Coruña de la Consellería de Economía e Industria y la Consellería de Medio Ambiente y en los ayuntamientos de Zas y Cabana de Bergantiños.

Debido a su declive constatado a nivel científico y lo reducido de sus poblaciones, la subespecie lusitánica aparece recogida en el anexo I del Decreto 88/2007 en la categoría “en peligro de extinción“, lo que en su momento implicó la elaboración de un plan de recuperación cuyo fin es garantizar la conservación de esta paseriforme en estado silvestre, estableciendo medidas adecuadas con el objetivo de preservar sus poblaciones haciéndolas viables.

Tanto el entorno poligonal como las infraestructuras del Parque Eólico Mouriños se encuentran dentro del área de distribución potencial de esta especie, que hace referencia a todos aquellos lugares que podrían ser empleados por el escribano palustre bien como áreas de descanso durante movimientos dispersivos o entre las áreas de distribución actual o bien en épocas diferentes a las de cría, en especial durante el invierno.

Si bien su zona crítica de conservación se localiza aproximadamente a algo más de un kilómetro de distancia en el estuario del río Anllóns, en el entorno del proyecto eólico también se localizan las zonas húmedas de Esmorís y Fornelos, situadas a unos 1.700 y 2.400 metros respectivamente, “pudiendo ocasionalmente esta especie llegar a utilizar los hábitats como zona de tránsito entre ellas” -señalan desde el colectivo-.

Desde la década de 1970, las poblaciones de escribano palustre han experimentando un notable descenso tanto en el entorno de humedales como en tierras de cultivo habiendo sido la alteración de los hábitats la principal causa de disminución de sus poblaciones.

Debido a todos estos factores, la Plataforma considera que es fundamental, a la hora de considerar un proyecto industrial de estas características, realizar un seguimiento exhaustivo de la población reproductora de la zona que permita evaluar a largo plazo cuál es su tendencia, llevando a cabo un estudio detallado para comprender cómo son sus requerimientos de hábitats y cuáles son sus áreas de alimentación durante los meses otoñales e invernales, algo que “ni siquiera ha sido contemplado por la empresa ni se incluye en la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) que se encuentra en fase de alegaciones”.

Según el Ministerio de Energía de los Estados Unidos, que ha elaborado el informe más completo conocido hasta la fecha sobre la interación entre energía eólica y vida salvaje, aunque las especies difieren en su vulnerabilidad de colisión con aerogeneradores de parques eólicos, “las paseriformes son las especies que más problemas tienen con los parques eólicos y suponen la gran mayoría de víctimas en las instalaciones eólicas modernas”, razón de más para considerar si es apropiada la instalación del parque eólico proyectado en la Serra do Gontón teniendo en cuenta cuáles pueden ser los efectos sobre la biodiversidad.

 

Deja un comentario