Texto: Ana Barba

Ilustración: Bezerradas Nocturnas

 

Explicar los motivos por los que se mantiene un pacto de investidura incumplido como es el de Ciudadanos con el Partido Popular requiere escarbar un poco en el pasado. Conviene entender por qué nació Ciudadanos en 2006 y por qué fue impulsado a la primera línea de parrilla en 2014. En sus inicios Ciudadanos respondía a la necesidad del R-78 de hacer frente al movimiento independentista catalán desde dentro, no sólo desde fuera. En el exterior de Cataluña PP y PSOE eran oposición al independentismo y con la transformación de la plataforma cívica Cs en partido político se conseguía la oposición desde el interior. La presencia de Cs en los parlamentos estatal y autonómico catalán garantizaba la existencia de una voz anti independentista de forma permanente; era la justificación perfecta para que el régimen hiciera una campaña anti independentista salvaje “porque no todos los catalanes son independentistas”. La utilidad de Cs aumentó considerablemente tras el nacimiento de Podemos, ya que era un partido conocido y con cierta estructura, lo que les permitió no tener que improvisar la creación artificiosa de uno nuevo que defendiera al R-78 en la arena de la “Nueva Política”. De ese modo, todos los resortes del régimen saltaron para impulsar a Albert Rivera como némesis de Pablo Iglesias. La desproporción intelectual y dialéctica entre uno y otro fue velada por los medios de comunicación del régimen, haciendo de Rivera un líder valorado por cierto sector de la población. De ese modo, un partido insignificante se transformó en uno de los cuatro grandes, disputando los votos de los sectores más liberales y dinámicos de la derecha a un PP tocado por la corrupción y desgastado por la mala gestión de la crisis, a la vez que restaba protagonismo al partido de Iglesias entre la juventud poco ideologizada.

Imagen: Bezerradas Nocturnas

Una vez planteados los motivos y las razones para el nacimiento y evolución del partido de Albert Rivera, volvamos al presente. Se cumple en estos días un año del pacto de investidura entre PP y Cs, pacto que permitió in extremis la formación de gobierno por parte de Rajoy. La puesta en escena de la negociación previa al pacto hizo posible que los de Rivera conservaran una pizca de aparente dignidad, si bien estos doce meses los han arrastrado por el barro político, ya que el incumplimiento del pacto por parte de Rajoy es palmario, ornado además por múltiples desplantes y una condescendencia que nadie con cierta entidad moral habría consentido. Pero ahí siguen los de Cs, dando soporte a un PP acosado por los casos de corrupción y empeñado en la lucha anti independentista y en el descrédito de Podemos como únicas preocupaciones de gobierno. Porque no sólo se han incumplido los términos del pacto, sino que podría decirse que el PP no está gobernando, puesto que está sumido en la defensa numantina de su posición frente a la mitad del Parlamento menos uno. En este año sólo se ha conseguido como medida estrella de la legislatura aprobar los presupuestos, aprovechando la coyuntura económica mundial y la precarización del mercado laboral español para apropiarse de los consiguientes resultados macroeconómicos y proclamar que hemos salido de la crisis, el paro se está acabando y ellos son los que mejor gobiernan y gestionan en todo el mundo mundial. Las razones por las que Cs tolera el trato miserable que recibe por parte del PP y consiente el incumplimiento flagrante del pacto hay que leerlas en términos de sumisión. En Cs saben que existen porque son útiles al R-78, que mientras cumplan su misión como muleta del PP no corren peligro. Es la única explicación plausible. Otra cosa es que sus votantes lo entiendan y lo apoyen. En cualquier caso, al régimen le conviene tener a Cs en estado casi comatoso; de ese modo, si finalmente la corrupción acaba por hacer del PP un enfermo terminal, pueden convertir a los naranjas en el recambio por la derecha, de modo que sean el contrapeso necesario de un PSOE renovado que previsiblemente se habrá convertido en el verdugo de Podemos por cooptación. Según esa posibilidad, el bipartidismo renovado puede hacer que el R-78 acabe convertido en R-19.  Gatopardismo elevado a la enésima potencia.

Un epílogo alternativo a todo este sainete, posible pero poco probable, sería la muerte súbita del R-78 tras el 1-O. Dentro de un mes veremos. Salud y República.

Deja un comentario