Hoy ha comenzado una campaña masiva de vacunación contra el cólera cerca de Cox’s Bazar, Bangladesh, para proteger tanto a los rohingya recién llegados como a las comunidades de acogida contra esta enfermedad diarreica. Más de 200 equipos móviles de vacunación están repartiendo 900.000 dosis de vacunas, lo que supone la segunda mayor campaña de vacunación oral contra el cólera llevada a cabo en el mundo hasta el momento.

Esta campaña, dirigida por el Ministerio de Salud y apoyada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y UNICEF, se está llevando a cabo en Ukhiya y Teknaf, donde más de medio millón de personas han llegado desde agosto tras cruzar la frontera, sumándose a las muchas que ya residen en asentamientos y campamentos.

La primera fase de la campaña cubrirá la vacunación de 650.000 personas mayores de un año. La segunda comenzará el 31 de octubre y se dirigirá a 250.000 niños de entre uno y cinco años con una dosis adicional de la vacuna para reforzar la protección.

“Esta es la segunda campaña de vacunación oral más grande del mundo después de Haití en 2016”, explica Edouard Beigbeder, representante de UNICEF en Bangladesh. “El cólera es una enfermedad peligrosa, especialmente entre los niños que viven en condiciones precarias y poco higiénicas. La prevención es esencial”.

En la última semana se han registrado y tratado al menos 10.292 casos de diarrea en asentamientos y campamentos. La OMS ha advertido de la posibilidad de un brote de cólera.

UNICEF y la OMS están apoyando al Ministerio de Salud en lo relativo a planificación, distribución, orientación de voluntarios, costes operacionales y seguimiento.

“La vacunación de emergencia salva vidas. El riesgo de cólera es claro y está presente, y es evidente que se necesita una acción decidida”, asegura N. Paranietharan, representante de la OMS en Bangladesh. “La OMS se compromete a movilizar toda su capacidad técnica y operativa para apoyar al Ministerio y a nuestros aliados para proteger, promover y garantizar la salud de esta población tremendamente vulnerable”.

Se han desplegado 150 equipos en Ukhiya y 55 en Teknaf para vacunar a la población rohingya; cada equipo está compuesto por cinco miembros.

La vacunación puede proteger contra el cólera salvando muchas vidas, pero no debe sustituir a otras medidas tradicionales de control de la enfermedad, como el acceso a agua limpia, un saneamiento adecuado y una buena higiene.

UNICEF trabaja para responder a las necesidades actuales de agua, saneamiento e higiene, intensificando sus intervenciones y su comunicación sobre buenas prácticas, así como preparando suministros esenciales para el tratamiento de los casos de cólera. La OMS está monitorizando la calidad del agua y trabajando con el departamento de Ingeniería de Salud Pública para mejorar la capacidad de los laboratorios locales, ha activado un sistema de alerta temprana y de vigilancia de la respuesta a la emergencia, y ha dispuesto suministros salvavidas para asegurar una respuesta rápida en caso de que se desatase un brote de cólera. Por otro lado, el área de Salud, liderado por la OMS, ha ayudado al Ministerio a establecer centros de tratamiento de diarrea, entre otras intervenciones orientadas a dar respuesta al problema.

Deja un comentario