Las grandes lacras del trabajo en el sector turismo es la subcontratación y el trabajo precario. Es imprescindible mejorar la salud y la seguridad ocupacional en un sector que sufre serios riesgos de exposición a productos químicos, graves problemas ergonómicos e importantes niveles de acoso sexual.

Se necesita el compromiso de los empresarios y el Gobierno para mejorar el sector, así como garantizar sindicatos fuertes y libertad sindical para quienes trabajan en el sector turístico, que les permita negociar salarios y condiciones laborales dignas.

La negociación colectiva debe jugar un papel proactivo favoreciendo la anticipación y la gestión del cambio, enriqueciendo los contenidos de los convenios colectivos mediante la regulación del tiempo de trabajo, la productividad, etc., e incluyendo aspectos de salud laboral como la precariedad y los nuevos problemas unidos a la digitalización.

Trabajo decente y genero

Al hablar de trabajo decente y condiciones de trabajo hay que tener en cuenta que no todo es salario y jornada laboral; hay que atender a otras aspectos como la salud y la seguridad, la igualdad de oportunidades y la no discriminación y la brecha salarial de género, en un sector que cuenta con un 55,7% de mujeres, y un 72% de contratos de jornada parcial. Solo 1 de cada 3 cargos de alta cualificación está ocupado por una mujer, y ninguna de las 123 empresas españolas que cuentan con distintivo de igualdad pertenece al sector turístico.

Uno de los principales retos que ha de afrontar la industria turística española es la apuesta por más y mejor empleo para mejorar la relación precio-calidad-servicio. Los empleos de calidad y con derechos, basados en contratos fijos y fijos discontinuos, contribuyen a la motivación de la plantilla y esto se nota en la atención que se le depara a la clientela.

Deja un comentario