Los ocho defensores y defensoras de derechos humanos que seguían en la cárcel tras su detención el pasado 5 de julio, fueron liberados anoche tras una vista. Entre ellos estaba Idil Eser, la directora de Amnistía Internacional Turquía. Pero un tribunal de Esmirna ha decidido mantener en prisión provisional a Taner Kiliç.

Taner Kılıç, presidente de Amnistía Internacional Turquía, está acusado de “pertenencia a la Organización Terrorista Fethullah Gülen”. Este cargo se basa en la acusación de que descargó y utilizó la aplicación de mensajería ByLock, que se dice que ha sido utilizada por el movimiento Gülen para comunicarse. Dos análisis periciales independientes del teléfono de Taner encargados por Amnistía Internacional concluyeron que no hay rastro de que ByLock haya estado instalado en el teléfono.

Tras la decisión de un tribunal de Esmirna de no poner en libertad al defensor de los derechos humanos Taner Kılıç, Salil Shetty, secretario general de Amnistía Internacional, ha manifestado:

“En las últimas 24 horas, hemos visto las dos caras del voluble sistema de justicia de Turquía. Mientras con una mano concede la libertad, con la otra, frente a unos cargos igual de infundados, la arrebata.”

Amnistía Internacional indica que seguirán incansables para que se libere a su presidente y se retiren los cargos contra los defensores y defensoras de derecho humanos

Salil Shetty, secretario general de Amnistía Internacional

“Las autoridades turcas han presupuesto pública y repetidamente la culpabilidad de Taner Kılıç, basándose en insinuaciones y en denuncias no fundamentadas. Seguiremos incansables nuestra campaña para que se libere a nuestro presidente y se retiren los cargos contra todos los defensores y defensoras de los derechos humanos en Turquía.”

 

 

Deja un comentario