La mujer, de 91 años, ha pasado casi toda su vida luchando por recuperar los restos de Timoteo Mendieta, fusilado el 15 de noviembre de 1939 y arrojado a una fosa común en el cementerio de Guadalajara. El pasado junio recibió una llamada en la que le comunicaron que habían encontrado a su padre. Su cuerpo fue exhumado por la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica por orden de la Justicia argentina.

Vídeo grabado por Antonio Maestre

Deja un comentario