El colapso del sistema de salud público de Yemen se debe, en parte, a que el personal sanitario lleva un año sin cobrar su sueldo, según la información proporcionada por la organización Médicos sin Fronteras.

Tras dos años y medio de guerra, bombardeos, combates, desplazamientos masivos y propagación de enfermedades, las familias yemeníes están devastadas. Durante el último año, la mayoría de los 1,2 millones de funcionarios yemeníes han recibido escasos o ningún sueldo. En esta situación se encuentran decenas de miles de trabajadores sanitarios del sector público de todo el país.

La masiva epidemia de cólera que vive el país es un claro ejemplo de las consecuencias del impago de sueldos al personal médico. Los salarios no remunerados están acelerando el colapso del ya débil sistema público de salud, cuya columna vertebral son los profesionales sanitarios.

Como el resto de la población, los trabajadores sanitarios en todo el país soportan los efectos catastróficos de la guerra y ven morir a sus seres queridos. Además, trabajan en hospitales y centros de salud que, en ocasiones, también son objeto de ataques.

Es necesaria una respuesta financiera urgente de la comunidad internacional y de las autoridades yemeníes para garantizar que el personal del Ministerio de Salud Pública y Población recibe pagos inmediatos y evitar, así, un mayor deterioro de los servicios médicos vitales. Las enfermedades y las muertes prevenibles están aumentando en el país, y este incremento se puede atribuir, en parte, al impago de sueldos a los trabajadores de salud públicos.

Deja un comentario