Tras la muerte el sábado pasado de un jornalero a causa de un golpe de calor en una finca agrícola de Lorca en la provincia de Murcia, la ministra de Trabajo Yolanda Díaz ha informado este martes de que Inspección de Trabajo abre diligencias penales porque lo ocurrido «invade la esfera penal» y ha indicado que se ha intensificado a 1.000 actuaciones la campaña de inspecciones en el campo.

Además ha querido recalcar que no solo se han abierto expedientes por parte de Inspección de Trabajo en el entorno del trabajador sino también que se ha abierto actuación a todos y cada uno de los trabajadores que estaban en la finca en las mismas condiciones y vulnerando los derechos laborales y humanos.

Para Díaz, este suceso en el que el hombre falleció por estrés térmico después de estar trabajando durante una larga jornada laboral sin ningún tipo de protección a una temperatura de 44 grados, habla muy mal de España.

La campaña de inspecciones en el campo, que se ha intensificado hasta extenderla 1.000 actuaciones, ha sido cuestionada e incluso amenazada por dos patronales que consideraban que no se debían propiciar este tipo de inspecciones, ha matizado la ministra de Trabajo.

Desde su llegada al Ministerio, Díaz ha luchado contra este tipo de prácticas laborales y propició la modificación del artículo 19 de la Ley Reguladora de la Inspección de Trabajo para «sortear déficits» en la actuación de trabajo.