Oxfam Intermón ha advertido de que el impacto de la pandemia podría aumentar en más de 1,1 millones el número de personas en situación de pobreza en nuestro país, hasta los 10,9 millones, si no se toman más medidas.

Según nuevos cálculos de Oxfam Intermón recogidos en el informe ‘Después será demasiado tarde’, con este aumento, se pasaría del 20,7% de la población en situación de pobreza antes de la COVID-19 al 23,07% tras los efectos del coronavirus.

Coincidiendo con la Semana para la Erradicación de la Pobreza, la organización considera imprescindible que los Presupuestos Generales del Estado (PGE) presten atención a las personas más vulnerables.

«Paliar los efectos de la crisis socioeconómica, tanto dentro como fuera de nuestras fronteras, para que nadie quede atrás, es urgente. Por ello pedimos al Gobierno que aplique medidas que blinden servicios públicos como la educación y la sanidad y refuercen la protección social, especialmente ampliando el Ingreso Mínimo Vital», ha reclamado el director general de Oxfam Intermón, Franc Cortada.

Pobreza extrema en el mundo

Además, a nivel internacional, la organización destaca, citando al Banco Mundial, que por primera vez en 20 años crecerá la pobreza extrema por los efectos «devastadores» de la pandemia, alcanzando a cerca de 115 millones de personas más.

«Estas cifras demuestran claramente que miles de millones de personas han sido más vulnerables a los impactos económicos de la COVID-19 debido a décadas de políticas económicas que las han sumido en la pobreza, mientras que los más ricos de la sociedad han acumulado cada vez más riqueza», ha advertido Cortada.

55 millones en riesgo de hambre extrema

Oxfam también pone de relieve que más de 55 millones de personas están en riesgo de hambre extrema en siete países del mundo: Yemen, la República Democrática del Congo, Nigeria, Burkina Faso, Afganistán, Sudán del Sur y Somalia. La organización alerta de que la financiación para dar respuesta humanitaria a esta situación es «extremadamente baja».

Entre las medidas propuestas destacan las que se centran en luchar contra la precariedad laboral y las de protección de los derechos laborales de los colectivos más vulnerables como las mujeres, los jóvenes o las personas migrantes.

De cara a los Presupuestos Generales del Estado, la organización ha propuesto una batería de medidas fiscales «que permita recaudar más de la riqueza, el capital y las grandes empresas, es decir, de aquellos que menos impacto han recibido de esta crisis».