La mayoría de los condenados por el caso de las tarjetas black han recibido el tercer grado o régimen de semilibertad por parte de las Instituciones Penitenciarias. 11 de los 15 presos podrán disfrutar de este decisión y tendrán que acudir a la cárcel únicamente a dormir de lunes a jueves, según se informa este martes El País. 

De los 11 beneficiados por la medida, cinco comenzaron a hacerlo el pasado julio, cuando se cumplían nueve meses de su ingreso en prisión. De los 11 beneficiados por la medida, cinco comenzaron a hacerlo el pasado julio, cuando se cumplían nueve meses de su ingreso en prisión:

José María de la Riva, Ángel Eugenio Gómez del Pulgar (ambos consejeros de Caja Madrid y Bankia a propuesta del PSOE), Rubén Cruz Orive (IU) y los sindicalistas de UGT Gonzalo Martín Pascual y Miguel Ángel Abejón. En los últimos días de la semana pasada han accedido otros seis: Rodolfo Benito, Antonio del Rey (ambos de CC OO), Javier de Miguel Sánchez (PP), Francisco José Pérez Fernández, Jorge Gómez Moreno y Antonio Romero Lázaro (los tres del PSOE).

El paso al tercer grado penitenciario ha supuesto para los 11 haber abandonado las cárceles de Navalcarnero y Soto del Real y pasar a depender de Centros de Inserción Social (CIS), establecimientos dependientes de Instituciones Penitenciarias destinados a reclusos que cumplen condena en régimen de semilibertad.

Asimismo, al haber cumplido ya un cuarto de sus condenas, también podrán solicitar permisos de hasta siete días de duración, que podrán sumar 48 días en total en un año.

En el caso de Baquero y Rodríguez-Ponga,  el Supremo les impuso sendas penas de tres años y dos meses, similares a la que recayeron en Romero Lázaro y Gómez Moreno, que sí han accedido a la semilibertad en los últimos días, así que se espera que queden en semilibertad a corto plazo.

Permanecen en el régimen ordinario Rodrigo Rato, que fuera vicepresidente del Gobierno con el PP; el exconsejero a propuesta de IU José Antonio Moral Santín; Francisco Baquero, de CC OO, y el ex secretario de Estado de Hacienda Estanislao Rodríguez-Ponga.

Rato y Moral Santín podrían estar en la misma situación de semilibertad dentro de solo seis meses. Ambos recibieron las condenas más altas —cuatro años y seis meses el ex vicepresidente del Gobierno y cuatro años el exdirigente de IU— y, por tanto, aún no han cumplido un cuarto de la condena impuesta.