Hace más de siete meses el Ingreso Mínimo Vital fue aprobado para acabar con el 80% de la pobreza severa en España, pero a día de hoy, del más de millón de expedientes recibidos por el ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Comunicaciones, se han denegado más de la mitad.

Según la última actualización de diciembre, de las 1,1 millones de solicitudes aceptadas solo se habrían beneficiado 160.000 hogares, lo que supone menos del 15%. Del total se solicitudes solo se han tramitado el 80% (de las cuales son rechazadas más de la mitad), mientras que el resto están en fase de espera, tal y como recoge infoLibre.

Lo que debía ser «la vacuna más eficaz contra la pobreza, ha pasado a ser el virus de la desesperación y el sufrimiento de más de un millón de solicitantes» advertía el pasado 1 de marzo la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales. Además cargaba contra «la telaraña de la burocracia y el sin sentido de farragosos procedimientos, cuyo síntoma más evidente son las colas del hambre».

Carlos Susías, presidente de la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social, ha lamentado que: «No tenemos una información clara de lo que está ocurriendo. Las pasarelas que se están creando para que los perceptores de una Renta Mínima de Inserción (RMI) en una comunidad autónoma cobren el IMV no están funcionando. Y no sabemos cuánta gente percibe el IMV y cuánta una RMI».

En un encuentro el 5 de marzo con la vicepresidenta del Gobierno vasco, Idoia Mendia, José Luis Escrivá avanzó que el IMV ya llegaba a 200.000 hogares y que el ministerio va a introducir nuevos cambios.

Solo un 15 % de los solicitantes del Ingreso Mínimo Vital lo están recibiendo

El presidente de la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales y uno de los mayores expertos en rentas de inserción, José Manuel Ramírez, ha explicado lo que a su juicio han sido los cuatro errores del equipo de Escrivá. El primero que todos los miembros del hogar estuvieran inscritos en el Servicio Estatal de Empleo Público, Sepe, un error ya subsanado.

El segundo, que el beneficiario no puede haber ingresado el año anterior el 50% de lo que supone el IMV. Ramírez pone como ejemplo: «En el caso de un adulto que viva solo, se trata de 462 euros al mes. En un año, eso supone unos 5.544 euros. La mitad son menos de 2.800 euros en un año. ¿Acaso es tan difícil percibir esa cantidad en un año, aunque sea por ayudas sociales? Ha sido el requisito más sangrante de todos. La pobreza ocurre en el presente, no el pasado. Si alguien que tenía ingresos suficientes se convierte en pobre, esta traba ahonda en su pobreza».

El tercer error consiste en el padrón histórico colectivo: que los convivientes en el hogar deben ser los mismos en el último año. El presidente de la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales considera que es normal que en un hogar con pobreza severa venga una sobrina, un hermano, un amigo, quien sea.

Y el último error consiste en la inexistencia de una pasarela automática con las autonomías. En diciembre infoLibre adelantó que la Seguridad Social planeaba crear una pasarela automática para que directamente todos los beneficiarios de una RMI pasasen a cobrar el SMI, pero la idea aún no está funcionando.

Según la Seguridad Social «el IMV es una prestación viva y, por tanto, vamos adaptándola y mejorándola. Ya en septiembre se hizo una revisión importantísima, como fue la del Sepe (eliminar la inscripción obligatoria para todos los miembros de una familia), acompañada de otras para facilitar y agilizar la tramitación que tuvieron un efecto muy importante. Ahora en enero, se ha hecho otra muy importante sobre la unidad de convivencia, como es el hecho de que haya una acreditación por trabajadores sociales y mediadores», señalan desde el ministerio.

Además añaden que «ahora mismo, los criterios de vulnerabilidad (renta y patrimonio) y la falta de acreditación de la unidad de convivencia son las principales causas de denegación» y que están trabajando en una evaluación para ver si es necesario hacer algún tipo de modificación.

El Ingreso Mínimo Vital deja atrás 600.000 hogares en extrema pobreza

Entre los excluidos se encuentran toda la población extranjera, en torno a un 12%. Según un estudio reciente de la plataforma RMI Tu Derecho, 600.000 hogares en pobreza severa no tienen opciones de recibir el IMV al incumplir permanentemente requisitos que imposibilitan el acceso.

Carlos Bravo, responsable de Políticas Públicas de CCOO, ha señalado que han querido limitar el gasto y lo que han conseguido es crear filtros que a la larga han generado problemas. Y añade que se han producido ya cuatro modificaciones por parte del Gobierno. «Nosotros estamos justo ahora promoviendo enmiendas para que más gente acceda al ingreso, especialmente la población más joven», zanja.

Necesitamos tu ayuda para seguir ofreciendo Contrainformación. No queremos depender de bancos, publicidad o grandes empresas. Si te gusta lo que hacemos, invítanos a desayunar una vez al mes para que podemos seguir ofreciéndote nuestro trabajo
¿Prefieres hacer un ingreso directo? Aquí puedes hacerlo: Triodos Bank: IBAN - ES0714910001283000114479    

DEJA UNA RESPUESTA