Ya han pasado siete años. Podemos, el partido liderado por Pablo Iglesias desde su fundación 17 de enero de 2014 (aunque fue legalizado el 11 de marzo de 2014), se convertiría a lo largo de los años en un partido fuerte que plantaría cara al bipartidismo y a nuevas formaciones.

Ese 17 de enero Podemos se presentó en el Teatro de Barrio, en el barrio de Lavapiés de Madrid. Se dio una rueda de prensa a la que acudieron cientos de personas y en la que intervinieron, entre otros, Pablo Iglesias; Juan Carlos Monedero; la sindicalista de USTEA, la anticapitalista Teresa Rodríguez; la psiquiatra y miembro de la Marea Blanca, Ana Castaño Romero; el analista e investigador Íñigo Errejón y el activista social Miguel Urbán, militante y cabeza de lista de Izquierda Anticapitalista por Madrid en las elecciones generales de 2011.

Santos Juliá, catedrático de Historia Social y del Pensamiento Político en la UNED, afirmó que las ideas transmitidas por los líderes de Podemos podían concretarse en «la lucha por la hegemonía, de Gramsci; la razón y la mística del populismo, de Laclau; algo de Lenin y mucho de Carl Schmitt».

El igualitarismo​ o la defensa de la igualdad de oportunidades y del reparto de la riqueza como forma de atajar las graves desigualdades sociales derivadas del capitalismo y de la crisis económica​, así como el comunismo, la socialdemocracia,​ la democracia participativa o el republicanismo,​ han sido otros rasgos de la ideología del partido destacados por los analistas políticos.

Pablo Iglesias en la presentación de Podemos el 17 de enero de 2014

La hora de mover ficha de Podemos

El origen del partido morado está en el manifiesto Mover ficha: convertir la indignación en cambio político que firmaban una treintena de intelectuales, personalidades de la cultura, el periodismo y el activismo social y político, entre los que se encontraban Juan Carlos Monedero, profesor de Ciencia Política en la Universidad Complutense de Madrid (UCM); el actor Alberto San Juan; Jaime Pastor, profesor de Ciencias Políticas en la UNED; el escritor y filósofo Santiago Alba Rico; el sindicalista de la Corriente Sindical de Izquierda Cándido González Carnero; o Bibiana Medialdea, profesora de Economía Aplicada en la UCM.

Entre los puntos resaltados en el texto se encontraban la derogación del artículo 135 de la Constitución; aplicación plena del artículo 128 de la Constitución («Toda la riqueza del país en sus distintas formas y sea cual fuere su titularidad está subordinada al interés general»); mantener el carácter público de la educación y la sanidad; creación de un parque de vivienda pública y aplicación retroactiva de la dación en pago; y oposición a una reforma restrictiva de la ley del aborto.​ También reclamaban la derogación de las leyes de extranjería, la salida de España de la OTAN y se pronunciaban a favor de que Cataluña decida sobre su independencia. Su objetivo fundamental era oponerse a los recortes sociales que estaban siendo llevados a cabo como consecuencia de la crisis económica que atravesaba el país.

En este texto, articulado por el partido Izquierda Anticapitalista, se indicaba la necesidad de crear una candidatura que concurriese a las elecciones europeas de mayo de ese año, con el objetivo de oponerse, desde posturas de izquierda, a las políticas de la Unión Europea para la crisis económica. Pablo Iglesias encabezaría el movimiento que acabaría con cinco escaños en los comicios europeos y siendo la cuarta fuerza más votada (7,98 %). Era el comienzo de un ascenso que acabaría con Podemos formando parte del actual Gobierno de coalición español.