Save the Children alerta de nuevo sobre los graves impactos sociales y económicos de la pandemia entre la infancia más vulnerable. Más de 170.000 hogares con niños y niñas a cargo han sufrido cortes de suministros básicos como consecuencia de la pandemia, según los datos de la encuesta “El impacto de la pandemia en los niños y niñas más vulnerables”. Además, más de la mitad de los hogares con niños y niñas en pobreza severa tiene problemas para hacer frente a los gastos de alimentación a nivel familiar. La organización ha presentado hoy en rueda de prensa virtual los resultados de la encuesta dentro de su campaña #FamiliasSinNavidad, con el foco en visibilizar las dificultades a las que se enfrentan las familias más vulnerables de cara a este periodo festivo.

La encuesta, elaborada por la consultora GAD3, también revela que la pandemia está afectando gravemente a las familias más pobres -ingresos inferiores a 900 euros- con menores a cargo: el 85% de estos hogares ha visto caer su nivel de ingresos, frente al 35% de los hogares sin hijos, y un 57% se han visto castigadas por la pérdida de empleo. “Después de 12 años trabajando como camarera de piso, he perdido el trabajo por la pandemia y no pude seguir pagando el alquiler. Ahora comparto piso con una amiga”, cuenta Maricela de 39 años que vive en Barcelona con su hija de 6 años, en uno de los testimonios recogidos por la organización.

“Esta encuesta nos vuelve a demostrar que la infancia es la que más está sufriendo los impactos de la pandemia. Son especialmente preocupantes los cortes de suministros básicos en los hogares de estos niños y niñas, y vemos que el Ingreso Mínimo Vital no está siendo capaz de dar respuesta a las diversas situaciones de emergencia social que estamos viendo”, señala Andrés Conde, director general de Save the Children. La encuesta muestra que solo un hogar de cada tres de los que lo han solicitado (31%) ha tenido acceso al Ingreso Mínimo Vital.

Además, la encuesta muestra que estas Navidades van a ser muy distintas para muchos niños y niñas. Este año, 4 de cada 10 familias tendrán dificultades para comprar regalos estas navidades y un 35% para celebrar una comida o cena especial. Además, en 1 de cada 3 hogares con niños y niñas tendrán dificultades para comprar ropa de abrigo para el invierno.

“Los resultados de la encuesta dejan claro que los esfuerzos de la recuperación económica y social deben concentrarse en las personas más vulnerables, entre las que se encuentran las familias con niños y niñas. Resulta esencial acelerar el despliegue del IMV para que llegue con urgencia a aquellas personas que puedan beneficiarse y recuperar la prestación por hijo a cargo, una ayuda esencial para muchos hogares vulnerables”, concluye Conde.

Para luchar contra la pobreza infantil, Save the Children pide cambios en los criterios de acceso del IMV ya que perfiles vulnerables como las familias que están en situación de irregularidad o jóvenes extutelados se quedan actualmente fuera de esta ayuda. También consideran fundamental igualar la prestación, al menos con el umbral de pobreza severa. Ello supondría un coste de 320 millones de euros y haría del IMV un instrumento más efectivo de lucha contra la pobreza.

Por otro lado, la organización reclama la necesidad de que exista una ayuda no contributiva a la crianza. En este sentido, piden la recuperación de la prestación por hijo a cargo, la única ayuda no contributiva a la crianza que existe en nuestro país. Asimismo, para garantizar un acceso digno al suministro energético por parte de todas las familias con hijos e hijas en situación de vulnerabilidad, pide que se encuentren fórmulas más flexibles de acceso al bono social, así como la prohibición de cortes de suministro.

Save the Children

DEJA UNA RESPUESTA