Antonio González Pacheco, «Billy el niño», el expolicía franquista y torturador, falleció esta semana a los 73 años a causa del coronavirus dejando atrás hasta 18 querellas que incluyen a otros expolicías franquistas. Sin embargo, estas denuncias seguirán su curso tras la muerte de González Pacheco en los tribunales hasta agotar la vía judicial internacional por delitos de lesa humanidad.

Desde la Coordinadora Estatal de Apoyo a la querella argentina, un grupo de abogados lleva años impulsando la causa que investiga y trata de enjuiciar los crímenes internacionales cometidos durante la dictadura franquista desde los tribunales en Buenos Aires, recuerdan que onviene recordar que «Antonio González Pacheco estaba imputado por crímenes contra la humanidad y que las autoridades argentinas habían solicitado su extradición, extradición que fue rechazada por una resolución judicial dictada por la Audiencia Nacional española en el año 2014».

«De igual forma los Tribunales españoles han rechazado las 18 querellas criminales que, por delitos de torturas en un contexto de crímenes contra la humanidad, se habían presentado desde junio de 2017 hasta la fecha contra Billy el Niño», señalan.

Desde la coordinadora indican que «si bien su muerte extingue la responsabilidad criminal, dichos procesos continuarán tramitándose a través de los pertinentes recursos y reclamaciones, pues la mayoría de ellos no solo se dirigen contra Antonio González Pacheco, sino también contra otros torturadores integrados en la Brigada Político Social franquista».

En las 18 querellas, ningún juez ha instado a la vía administrativa para comprobar si los expolicias franquistas tienen condecoraciones o ayudas del Estado como Antonio González Pacheco que ha muerto sin que el Gobierno le retirara las medallas.

La Coordinadora CEAQUA se compromete a c»ontinuar trabajando para que todos los criminales franquistas sean investigados, para poner fin a las  políticas sórdidas y siniestras del Estado español que impiden un reconocimiento efectivo del derecho a la tutela judicial efectiva».

Todo nuestro apoyo.