Xan Pereira Castro


El Día Mundial Sin Carne (Meat Out Day según su nombre original en inglés) ha crecido explosivamente desde su primera celebración en 1985, y es la campaña más grande del mundo para educar a las personas en las bondades de una dieta basada en los vegetales,  sin ingredientes de origen animales.

El Dia Sin Carne es un evento internacional promovido por FARM (Farm Animal Reform Movement), cuyo objetivo es ayudar a las personas a involucrarse en una dieta libre de crueldad y sin violencia, expondiendo al público las bondades y beneficios de una dieta basada en vegetales, mientras se promueven alternativas a la carne y los lácteos.

Tanto la ONU como colectivos de científicos en todo el mundo coinciden en que para frenar el cambio climático es necesario reducir el consumo de carne mundial y optar por dietas basadas en vegetales, pues la ganadería intensiva supone una de las principales fuentes de contaminación. Investigaciones internacionales como “La larga sombra del ganado” de la FAO señalan a la industria ganadera como la responsable del 18% de la producción de gases del efecto invernadero y que con un día sin carne cada persona reduce un 12% la emisión de carbono.

Sólo por cada persona que se sume a no tomar carne durante este día se ahorrarán más de cuatro mil litros de agua, veinte kilos de cereal o el equivalente a 4,5 kilos de CO2.  

Los deshechos de los miles de animales son uno de los mayores contaminantes que existen para el suelo y los ríos. Hoy en día las necesidades del mercado han dejado en el olvido la imagen de granjas con animales libres y se han desarrollado verdaderas fábricas de carne que contaminan el medio ambiente. Además, la cría de animales para consumo humano requiere más de la mitad del agua potable utilizada en los países industrializados. Para producir un solo kilo de carne se desperdician miles de litros de agua.

Las organizaciones activistas por la vida de los animales señalan y aseguran que dos mil animales mueren por segundo para sostener la industria de la carne y que todos ellos tienen conciencia y sufren. Cada año se crían y matan 60.000 millones de animales para su consumo; 45,000 millones de pollos, 5,000 millones de gallinas ponedoras y 1,000 millones de cerdos son criados bajo sistemas industriales de cría intensiva y sacrificados.

PACMA, el partido animalista, propone medidas concretas, reales y efectivas que pongan remedio tanto al factor animal como al medioambiental:

  • Aplicación de un impuesto climático a los productos de origen animal.
  • Terminar con las subvenciones a la ganadería.
  • Subvencionar los productos de origen vegetal, sostenibles y de proximidad.
  • Prohibición de macro granjas y macro mataderos.
  • Mayor control de explotaciones ganaderas, así como gestión de deshechos y purines.
  • Mayor información en los puntos de venta para facilitar decisiones formadas.

 

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario