2022 ha resultado ser el año con más fallecidos por asta de toro desde que se tienen registros. A continuación exponemos los casos:

1. El 4 de enero moría un hombre de 56 años tras ser embestido por un toro en un encierro en Puerto Serrano, Cádiz

2. El 1 de mayo en Carpio (Valladolid), un hombre de 50 años, padre de dos hijas, moría corneado por un novillo durante el Toro de Verdejo de la Seca, Valladolid.

3. Tan solo 5 días después, el 6 de mayo moría otro hombre de 30 años en Portaje, Cáceres de la misma manera.

4. Ocho días más tarde, el 14 de mayo otro hombre resultaba gravemente herido en Humanes, Madrid por asta de toro, teniendo que ser intervenido en el quirófano portátil del festejo.

5. Al mes siguiente, el 11 de junio, un joven de 35 años resultaba herido en el Toro del Cajón de VitigudinoSalamanca, y también tuvo que ser intervenido quirúrgicamente.

6.  El 9 de julio, resultaba herido de muerte un hombre de 43 años, padre de un hijo de corta edad, arrollado en el encierro de San Esteban del Valle (Toledo).

7-9. El 20 julio, llegaría una de las jornadas más trágicas. En apenas 24 horas se produjeron tres muertes en los festejos de los Bous al Carrer de Meliana, Picassent (Valencia) y Pedreguer (Alicante). Las muertes se produjeron, respectivamente, por heridas de asta de toro, traumatismo craneoencefálico y hemotórax por fracturas en costillas que penetraron en el pulmón.

10. El 7 de agosto se repetía la tragedia, esta vez, con un joven de tan solo 18 años que moría tras ser embestido por un toro embolado en Soneja (Castellón).

11. El 8 de Agosto moría un hombre de mediana edad corneado por una vaca, durante el festejo taurino de la Fiesta de los Novillos en La Seca (Valladolid)

12. El 10 de agostomoría un hombre tras sufrir la cogida de un toro embolado en los festejos taurinos que de Cella, Teruel.

13. El 20 de agosto, un vecino de Almedijar, Valencia, de 71 años, murió tras ser corneado por un toro durante un encierro callejero.

14. Al día siguiente, el 21 de agosto un joven de Almansa de 24 años murió en Vallada, Valencia, tras ser embestido por un toro. El animal lo volteó y lo rebasó, causándole graves heridas internas que no pudieron recuperarse.

15. El 25 de agosto, una mujer francesa de 73 años moría en Beniarbeig (Alicante) por cornada de vaquilla.

16. El 29 de agosto, un hombre de 60 años muere por una cornada en el cuello en las fiestas de Alalpardo (Madrid).

17. El 10 de septiembre moría un joven de 33 años en Navalcarnero (Madrid).

18. El 12 de septiembre, un carnicero de la Plaza de Toros de Murcia muere al intentar apuntillar a un toro rechazado, después de matarlo con una garrocha desde una parte alta.

19. El 14 de Septiembre, moría un anciano de 80 años en los bous de Canet d’en Berenguer, Valencia. Fue alcanzado por una de las vacas de la tarde, cuando entró en el recinto pensando que el animal ya estaba en los toriles y éste se le abalanzó tirándole al suelo y arremetiendo  contra él.

20. El 17 de septiembre, un trabajador de la plaza de toros de Fuenlabrada, Madrid muere corneado. El suceso ha ocurrido cuando una res ha saltado al callejón y ha embestido contra el operario y otro hombre que ha resultado herido.

21. El 5 de octubre un hombre de 72 años moría en Almassora, Castellón. La víctima, caminaba junto a otra persona y se vio sorprendida por el segundo toro de la tarde, que le corneo en la ingle, momento en que el hombre ha impactado con su cabeza con las barreras de la calle.

22. El 25 de octubre moría un hombre de 66 años que fue corneado por un toro en las fiestas de Borja, Zaragoza. La víctima fue embestida por un astado que saltó al callejón durante un espectáculo de recorte libre en las fiestas de septiembre. Llevaba 37 días hospitalizado y finalmente falleció en Zaragoza.

23. El 12 de noviembre, moría un vecino de Medina del Campo de 50 años, que resultó herido de gravedad en el primer encierro de las Fiestas de San Martín de Traspinedo, Valladolid

Esto lleva a 23 personas muertas por eventos taurinos en España en lo que va de año, siendo el año MÁS MORTAL de la historia. En 2015 murieron 12 personas.

Marta Esteban Miñano, presidenta de la Plataforma La Tortura No es Cultura, (LTNEC) formada por 47 organizaciones de protección animal, añade: “La tauromaquia es una actividad cruel que no debería existir en un país civilizado en pleno siglo XXI y mucho menos ser considerada patrimonio cultural y recibir subvenciones públicas en un país donde más del 80% de su población la rechaza. Es hora de quitarnos la venda de los ojos. La tauromaquia no es una cultura deseable porque es violenta, reflejada en el indiscutible sufrimiento que provoca cada año a decenas de miles de animales.  Pero además causa cada año cientos de heridos y decenas de muertes entre los humanos, cuyas vidas expone de la manera más banal en plazas y festejos. Tantas familias afectadas, ¿en aras de qué?

Y concluye: “El maltrato y muerte de animales y personas por entretenimiento no merece compartir la denominación de “cultura” con los verdaderos artistas e intelectuales. Con la guerra y la crisis medioambiental que sufrimos, ahora más que nunca, necesitamos una cultura de paz y respeto por la vida, en lugar de una cultura de violencia y muerte que no respeta ni la vida humana ni la animal.

Niños y adolescentes en peligro


Además del joven de 18 años muerto en Soneja, en Puçol (Valencia), el 3 de julio 
un niño de 12 años resultó herido grave, tras recibir una cornada de una vaca que le afectó a hígado y riñones. Junto a él participaba en el festejo otro niño de 14 años, cuando la edad mínima es de 16 años.

También el 20 de agosto, la organización de un toro de fuego en Náquera, Valencia, permitió que dos niños prendieran fuego a los cuernos del toro, pasada la medianoche cuando comenzaba la fiesta del ‘bou embolat’.

Como se puede apreciar en las imágenes los aficionados están preparando el toro, cuando uno de ellos prende fuego a la bengala y se la da a dos niños que, tras encender una de las bolas, huyen del lugar al observar los movimientos del animal.

El 31 de agosto, otro niño de 15 años resultaba herido en Gilet, Valencia

LTNEC denuncia que sea tristemente común que los municipios no velen por las normas de seguridad. El jurista de la plataforma, Jose P. Cubells afirma: “En los Reglamentos de festejos taurinos populares de las Comunidades Autónomas se alude a la seguridad de las personas, los bienes y el respeto y prohibición de maltrato a los animales, pero ni se ponen los medios necesarios, ni se persiguen o sancionan las infracciones si no hay una denuncia. Y cuando las hay, en la mayoría de los casos, se archivan sin realizar las diligencias oportunas. Denuncia también que algunos animales sean sacrificados momentos más tarde del festejo en los mismos lugares donde este ha tenido, lo que no se ajusta a la ley. “De acuerdo con grabaciones obtenidas “in situ” en algunas localidades, se desprende que no se siguen las normas de sanidad”, afirma. Pone el ejemplo del Toro de Coria, al que se mata a tiros en el acto y en plena presencia del público una vez finalizada la celebración, hecho sobre el que la LTNEC ha interpuesto varias denuncias, sin resultado alguno.

Cubells se lamenta de la falta de presencia de las fuerzas de seguridad en muchos de los festejos. “En algunos pueblos ni siquiera hay policía local”, señala y traslada la responsabilidad de los distintos incidentes al hecho de que a menudo “los colaboradores de los organizadores no actúan como debieran para impedir el maltrato a los animales o la participación de personas no aptas o menores de edad en los eventos, lo que tiene consecuencias trágicas.”

Además el jurista de LTNEC señala que “la presencia y participación de menores de edad es tristemente común, no obstante, las prohibiciones de las normas de protección a la infancia y la adolescencia y las recomendaciones de la ONU a España de prohibir la participación de niños, niñas y adolescentes en los festejos taurinos. Y esto es así a lo largo de la geografía española.”

Aseguradoras que se retiran

En los últimos tiempos, los promotores de los eventos de ‘bous al carrer’ han tenido problemas a la hora de contratar seguros específicamente para el ‘bou embolat’. En concreto, dos de las tres aseguradoras que normalmente concedían seguros para ‘bous embolats’, ahora no lo hacen.

La línea roja parece estar en las cogidas que se producen en cualquier modalidad de los ‘bous al carrer’: si hay un herido por un toro en un festejo, el municipio en el que se ha producido pasa a ese listado, que no ha salido a la luz pero que fuentes de todos los sectores implicados en la cuestión apuntan a que existe.

Así se han quedado sin cobertura los bous al carrer de al menos 18 municipios: Argelita, Betxí, les Alqueries, Les Useres, Puebla de Arenoso y Vila-real, en la provincia de Castellón; Puçol, Bonrepòs i Mirambell, Ontinyent, Paiporta, Massamagrell, Sagunt, Picassent y Tavernes de la Valldigna, en Valencia; y Calp, El Moralet, Orba y Teulada, en Alicante.

Encarna Carretero, de ANDA (Asociación Nacional para la Defensa de los Animales), organización miembro de la Plataforma LTNEC señala: “Sentimos mucho las muertes de estas personas. Esperamos que todas las aseguradoras retiren su cobertura a estos espectáculos y que ello sirva a que dejen de existir. Hoy en día es posible divertirse de muchas maneras sin tener que hacer daño a ningún ser vivo y sin que tenga que morir nadie por ello. Estamos en el siglo XXI y este tipo de espectáculos cruentos no tienen cabida en nuestra sociedad.”

DEJA UNA RESPUESTA